En la legislación colombiana existen 16 delitos electorales tipificados sobre ciertas situaciones irregulares que pueden alterar la transparencia de las elecciones.

De acuerdo con Miguel García Sánchez, director del Departamento de Ciencia Política y codirector del Observatorio de la Democracia de la Universidad de Los Andes, algunos de ellos tienen que ver con el impedimento en la realización de las elecciones o la obstrucción para que ciudadanos se desplacen a su puesto de votación. Otros tienen que ver con injerencias indebidas sobre la intención de voto de ciudadanos a través de pago de dinero, celebración o prórroga de contratos, dádivas o amenazas. “El clientelismo de alguna manera hace parte de la forma en que se hace política en muchas zonas del país, como un apoyo electoral a cambio de favores”, resalta con preocupación el profesor.

De igual manera existen riesgos asociados a la violencia, el asesinato de líderes sociales y el desplazamiento forzado. La Misión de Observación Electoral (MOE), encargada de realizar un monitoreo y observación durante las elecciones, realizó un ‘Mapa de riesgo electoral consolidado Elecciones 2022’, en el cual detectó que 131 municipios del país presentan algún nivel de riesgo tanto por factores de  fraude electoral como por hechos de violencia. De estos municipios, 49 se encuentran en riesgo extremo, 65 en alto y 17 en medio. Dentro de las regiones más afectadas están: Catatumbo, en Norte de Santander, Arauca, el sur de Bolívar, la subregión del Nordeste Antioqueño, Chocó, la Orinoquía y la Amazonía.

Es importante que los ciudadanos conozcan qué hacer en caso de descubrir un delito electoral que ponga en riesgo la legitimidad de los comicios. Dentro de los canales para realizar denuncias se encuentra la Unidad de Recepción Inmediata para la Transparencia Electoral (URIEL), encargada de la recepción y el seguimiento de este tipo de denuncias. Otro canal es a través de la página web de la Fiscalía General de la Nación. “Los delitos electorales también pueden ser visibilizados a través de las redes sociales”, concluyó el Director del Departamento de Ciencia Política, de Los Andes.