Las marchas que han convocado miles de personas en los últimos años en Colombia son apenas un síntoma de un país que no suele sentarse a dialogar ni a escuchar al otro. Las voces se vieron obligadas a salir a las calles ante la ausencia de otros escenarios. Sin embargo, luego del paro del año pasado surgieron más de 60 iniciativas de conversación: ‘Tenemos Que Hablar, Colombia’ fue una de estas.  


Un ejercicio de diálogo en el que se planteó que debe mantenerse y cambiarse en Colombia. Sus resultados se recogieron en un documento que fue entregado a candidatos presidenciales y sus campañas buscando que estas ideas hagan parte de la toma de decisiones y del plan de desarrollo del nuevo mandatario del país. 


Los hallazgos más importantes de esta iniciativa tienen que ver con que el 60 % de los colombianos quiere un cambio, en especial en problemáticas como la corrupción y la cultura que ha llevado a tener este tipo de comportamientos. Señalaron también que los responsables del cambio social son los jóvenes, la academia, las organizaciones sociales, entre otros. Sin embargo, preocupa la desconfianza profunda en la política y en las entidades públicas. 

En 6 mandatos, las universidades y organizaciones participantes* consolidaron las respuestas de colombianos de todas las regiones: 


1.       Un nuevo pacto por la educación 


Se hace un llamado para que la educación sea uno de los principales medios que logre un país más equitativo, entendiendo que la misma debe estar en el centro de la formación. “Como lo dice la ciudadanía la educación tiene un poder transformador inmenso para cambiar, por ejemplo, la cultura del “avivato”, la ilegalidad y para alcanzar una convivencia ética y honesta”, complementa Raquel Bernal, rectora (e) de la Universidad de los Andes. 


2.       Cambiar la política y eliminar la corrupción 


Es urgente eliminar las prácticas corruptas de los políticos y las instituciones públicas y para eso es necesario ampliar espacios de participación y representación política, además de adelantar ejercicios de formación ciudadana. 


3.       Transformación a través de la cultura 


Es hora de cuidar las tradiciones y la biodiversidad. Suprimir completamente la cultura de la viveza para avanzar. En los diálogos se escucharon frases contundentes sobre la urgencia de que se respeten las ideas políticas, sin el temor de ser asesinados y evitar construir glorias sobre las ruinas de los demás. 

La conversación genera confianza. No subestimemos la importancia de conversar- Santiago Silva, gerente de 'Tenemos Que Hablar, Colombia'.


4.       La biodiversidad y la diversidad cultural 


Para un mejor ejercicio de la ciudadanía y proteger la democracia, es necesario cuidar la variedad de animales, plantas y ecosistemas que nos rodean. Ocho de cada 10 colombianos señalan la importancia de proteger los recursos naturales, al igual que la diversidad cultural como parte de la identidad que tenemos como país.  


5.       La confianza en lo público 


Menos del 30 por ciento confía en el Congreso, la Presidencia y otros actores y escenarios políticos. Entonces ¿En quién confían los colombianos? Más del 90 % dijo que en la academia, las organizaciones sociales y los jóvenes.

¿Qué debemos hacer? 

  • Abrir conversaciones: para fortalecer la confianza. 
  • Gobiernos transparentes. 
  • Atender las agendas ciudadanas. 
  • Jóvenes, organizaciones sociales y academia deben acompañar los procesos de cambio. 


 
6.       Proteger la paz y la Constitución 

“Es significativo que uno de los temas que saliera fuera el de la paz. La gente dijo queremos mantener la paz y los acuerdos. Y eso es una reafirmación de que esos procesos son una herramienta de cambio para vivir tranquilamente”, explica María Victoria Llorente, directora de la Fundación Ideas para la Paz. 


Los colombianos también contaron que era importante cuidar la Constitución para garantizar la libertad, la democracia, la participación y la justicia. Así evitamos la inequidad, la violencia y el mal funcionamiento del Estado.  


Cada una de las más de 5.000 personas que hicieron parte de este proyecto dedicaron al menos dos horas de su tiempo para conversar con gente de diversos orígenes, culturas, clases y etnias. Santiago Silva, gerente de ‘Tenemos Que Hablar, Colombia’ cuenta que la gran conclusión de este trabajo es que mediante el diálogo sí es posible reconstruir la confianza.  


La academia será custodia de estos compromisos, no solo en elecciones, sino cuando empiece a ejercer el próximo presidente: “En el debate político hay que hacer un cambio: es hora de dejar de hablar de uno mismo, ahora somos todos. Ni es lo tuyo ni es lo mío. Ahora es lo nuestro y lo nuestro es el desarrollo de la Nación”, asegura Dolly Montoya, rectora de la Universidad Nacional, en un llamado para que los gobernantes sepan interpretar las necesidades reales de las personas.  


Tenemos Que Hablar, Colombia’ es una iniciativa de las universidades Eafit, Los Andes, la Nacional, del Norte, del Valle y la Industrial de Santander (UIS). Con el apoyo de la Fundación Ideas para la Paz y el Grupo Sura.  

Panelistas en un evento

Los candidatos presidenciales y sus campañas escucharon las voces de 5.000 colombianos. Fotos: Felipe Cazares.

Grupo de personas aplaudiendo.

Rectoras y rectores de las universidades que hicieron parte del proyecto serán custodios de este trabajo. Fotos: Felipe Cazares.

Primer plano de un libro.

Consulte el documento completo en tenemosquehablarcolombia.co Fotos: Felipe Cazares.

Panelistas en un evento
Grupo de personas aplaudiendo.
Primer plano de un libro.