Manuel Rodríguez Becerra, profesor emérito

reconocimiento, nombramiento, Manuel Rodríguez

Uniandes nombra a Manuel Rodríguez como profesor emérito

15/12/2016
  • facebook
  • twitter
  • linkedin

 

Una impecable trayectoria académica de más de 45 años ha hecho a Manuel Rodríguez Becerra merecedor del título Profesor Emérito otorgado por el Consejo Académico de la Universidad de los Andes.

Rodríguez Becerra no es solo uno de los ambientalistas más respetados del país. Sus conocimientos científicos en temas de conservación de bosques, por ejemplo; su claridad frente al funcionamiento del Estado para la atención de los recursos naturales no renovables y desarrollo sostenible, y sus críticas a la explotación minera, entre otros, lo han convertido en un referente local, nacional e internacional.

Es un hombre lleno de recuerdos y gratitud. Habla con orgullo de las oportunidades que le ha dado la vida, tanto en la academia, como en el sector público y privado. En Los Andes se graduó como ingeniero industrial y a los 24 años fue nombrado Secretario General. Luego fue decano de la Facultad de Artes y Ciencias. Pese a sus labores administrativas no abandonó su vocación de profesor e investigador en áreas como organizaciones, gestión pública e historia empresarial.

Por un tiempo dejó la Universidad, primero para estudiar una maestría en administración de empresas en la Universidad de Oxford y luego para desempeñarse como funcionario público. Fue el primer Ministro de Medio Ambiente de Colombia tras asesorar a la Asamblea Nacional Constituyente en aspectos ambientales y reorganizar el sector ambiental desde la gerencia del Inderena, durante el gobierno de Cesar Gaviria (1990-1994).

Al cabo de 10 años regresó a Los Andes convencido de la necesidad de trabajar en asuntos de pertinencia para el país. Se desempeñó como vicerrector, miembro del Consejo Directivo y decano de la Facultad de Administración, de la cual es actualmente profesor titular. Allí logró consolidar áreas sociales y ambientales en algunos de los programas de la Facultad, hoy reconocidos por rankings internacionales.

Su obsesión con la cuestión ambiental lo ha hecho merecedor de varios reconocimientos: fue seleccionado como uno de los 10 mejores líderes de Colombia en 2013, distinción otorgada por la Fundación Liderazgo por Colombia y la revista Semana. Es desde hace 15 años columnista del diario El Tiempo y autor de numerosas publicaciones. Presidió el Foro de Bosques de las Naciones Unidas en dos ocasiones (1996-1999 y 2004-2005) y fue miembro de la Comisión Mundial de Bosques y Desarrollo Sostenible y del Consejo Asesor sobre Política de Bosques del Banco Mundial. En 2015, recibió del Gobierno Nacional la Condecoración de la Orden al Mérito Julio Garavito en el Grado de Gran Cruz.

Ha sido miembro de la junta directiva de Bavaria, es miembro del Comité Asesor del Ombudsman del Corporación Financiera Internacional, preside el Foro Nacional Ambiental y es miembro fundador de la Plataforma Latinoamericana de Cambio Climático. A nivel nacional, fundó en 1997 -y todavía preside- el Foro Nacional Ambiental que reúne a ocho organizaciones no gubernamentales que trabajan en temas ambientales desde la academia, incluyendo a las universidades del Rosario y de Los Andes, World Wildlife Fund, las fundaciones Gaia, Natura y Alejandro Ángel Escobar, la alemana Friedrich Ebert y la holandesa Tropenbos.

Sus proyectos académicos no paran y por eso escribe cuatro libros sobre los asuntos que lo han apasionado durante los últimos 25 años. El primero, La gerencia del desarrollo sostenible en el que es coeditor junto a María Alejandra Vélez; el segundo texto investiga las relaciones ambientales internacionales de Colombia y en él trabaja con Ximena Nieto e Isabel Cavelier; el tercero es un libro de interés general sobre aspectos ambientales en Colombia y el cuarto La transformación social y ecológica de América Latina, iniciativa de la fundación Fescol de México.

¿Qué representa para usted este reconocimiento como Profesor Emérito?

Vivo eternamente agradecido con la Universidad de los Andes. Me ha dado unas oportunidades extraordinarias, es una universidad muy ‘ancha’ y el profesor que quiere hacer cosas, las puede hacer. Este nombramiento me honra, pero me parece que más le debo yo a la Universidad.

¿Algunos recuerdos para compartir?

He vivido diversas épocas de la Universidad. No olvidaré que en la primera etapa, como Secretario General, fue muy dura,  época de una profunda crisis, fui Secretario General de cuatro rectores en tres años (1970 - 1973), incluso se cerró la Universidad por una huelga estudiantil… La rectoría era el objeto del ataque de los estudiantes y yo era muy joven y muchos de mis compañeros consideraban que había una especie de traición de mi parte. Fue una experiencia intensa en poco tiempo para una persona muy joven. Esas son experiencias que lo forjan a uno, entendí muy bien y a fondo el significado de esta Universidad y por qué había que defender algunos valores... Las directivas de la Universidad, en cabeza de su fundador Mario Laserna, defendieron una meritocracia intelectual que no gustó.

¿Cómo se forjó en usted esa postura radical de defensa del medio ambiente?

Cuando fui decano de Artes y Ciencias no era ambientalista, pero participé en la creación del área de ecología en el Departamento de Biología. Era una posición más intelectual. Mi conversión al ambientalismo tuvo que ver el con nombramiento que me hizo Gaviria como director del Inderena. Siempre me interesé por lo público y cuando fui decano de la Facultad de Administración participé activamente en la Comisión de la Reforma del Estado Colombiano que creó el presidente Barco. Esa instancia tuvo gran incidencia en las reformas de Gaviria, las que aportaron a la nueva Constitución del 91, que creó el  Ministerio del Medio Ambiente. También participé en el tema ambiental en un periodo (1990-1994) en el cual tuvo la importancia que nunca la había tenido, en desarrollo de la gran Conferencia de Río de Janeiro sobre Medio Ambiente y Desarrollo. Fueron cuatro años muy intensos, a partir de los cuales cambié de profesión.

¿Cómo se combina el trabajo del ambientalista, ingeniero y profesor de la Facultad de Administración?

Después de 10 años fuera regreso a Los Andes en 2001 y resolví venir a la Facultad de Administración con el propósito muy claro de generar el área ambiental dentro de la Facultad. Conseguimos financiación de la Fundación Moore para la creación del programa de Maestría en Gerencia Ambiental y con la Fundación MacArthur para la creación de la Maestría en Gerencia y Práctica del Desarrollo. En ese proceso hoy tenemos unos 10 profesores de tiempo completo en el área ambiental, que conjugados con profesores del área social hemos conformado el área socio-ambiental de la Facultad, hecho que es reconocido por la Acreditadora Americana de Facultades de Administración.

¿Cuáles son sus próximos retos?

Mi obsesión, mi investigación y mi enseñanza han sido y tienen que ser muy pertinentes para la política pública y la defensa del medio ambiente en Colombia. Y por esa razón con otras personas fundé el Foro Nacional Ambiental, que presido hace 20 años. El Foro ha hecho muchas cosas y ha sido la bisagra para conectar el trabajo académico y de investigación con el mundo de la práctica, de la gestión ambiental, de la investigación de esta y otras universidades. Una de mis pasiones es que lo que yo haga aquí en Los Andes sea pertinente. Soy muy crítico con esta Universidad porque considero que pudiera ser mucho más pertinente para la política pública del país. Admiro el enorme éxito de Los Andes, pero creo que todavía tenemos muchas oportunidades para lograrlo.

¿Están los jóvenes colombianos comprometidos con el tema ambiental?

En Colombia hay mucha más gente interesada en el asunto ambiental que hace unos años. Hoy en día hay movimientos sociales más fuertes en la defensa del medio ambiente; hay grupos de campesinos, de indígenas defendiendo su agua, por ejemplo, y creo que con la paz eso va a aumentar. El ambientalismo como movimiento político es muy leve y en buena parte de lo que nos queda es la  fuerza de argumentos con base científica, de eso se componen mis publicaciones en redes sociales, en escritos, en el Foro Nacional Ambiental. Ese es el material para ofrecerles a los jóvenes sobre un tema que es muy complejo y que  está en el corazón de toda la actividad económica, para bien o para mal.

Sitio web del profesor Manuel Rodríguez: http://www.manuelrodriguezbecerra.org

Siga a Manuel Rodríguez en Twitter: https://twitter.com/manuel_rodb

"

Noticias relacionadas

Silvia Caro Spinel, profesora del Departamento de Ingeniería Civil y Ambiental
19/04/2017

Silvia Caro, profesora de Ingeniería Civil y Ambiental, fue nombrada en la APSE

Ver más
Foto del profesor René Meziat, nuevo director del Departamento de Matemáticas de la Universidad de los Andes, Bogotá, Colombia
03/04/2017

Rectoría aprobó su nombramiento por dos años.

Ver más
Rostro en primer plano de Eduardo Pizano de Narváez, nuevo director de la Escuela de Gobierno de Los Andes.
29/03/2017

Es abogado de la Universidad de los Andes, con máster en Administración Pública de la Escuela de Gobierno Kennedy de la Universidad de Harvard.

Ver más

Otras noticias

Compartir

  • Logo Facebook
  • Logo Twitter
  • Logo Linkedin