Aspersión aérea: problemas de salud e incremento de la violencia

Avioneta haciendo aspersión con glifosato
13/04/2021
  • facebook
  • twitter
  • linkedin

Tras seis años de suspensión, volverían las fumigaciones de cultivos ilícitos con glifosato ¿Qué implicaciones trae esta estrategia para el país? 

Con el anuncio del decreto que fija los criterios para el retorno de la aspersión aérea con glifosato, tras seis años de suspensión, expertos de la academia se pronunciaron sobre este método de lucha antidroga y sobre el empleo del herbicida, calificado en 2015 por la Organización Mundial de la Salud (OMS), sustancia cancerígena y nociva para el medio ambiente.

Estudios revelan que, además de ser cancerígeno, el glifosato causa enfermedades respiratorias, dermatológicas y aumenta la probabilidad de abortos espontáneos."Penetra por la piel, las vías respiratorias y por vía oral, causando daños en los sistemas cardiovascular, digestivo y nervioso. Incluso —asegura el médico y epidemiólogo de la Facultad de Medicina, Luis Jorge Hernández—  provoca problemas genéticos e infertilidad. Es una sustancia tóxica que produce efectos agudos y crónicos en las personas expuestas". 

Por su parte el profesor de la Facultad de Economía, Daniel Mejía, autor del libro 'Políticas antidroga en Colombia: éxitos, fracasos y extravíos', advierte sobre los altos costos económicos que acarrean  las fumigaciones con glifosato. “Estudios que hemos desarrollado desde la Universidad muestran que para eliminar una hectárea de coca mediante aspersión aérea hay que fumigar cerca de 33 hectáreas. Cada hectárea destruída cuesta entre 60 mil y 110 mil dólares”.

Para Mejía existen mejores estrategias antidrogas y con menor impacto social: la interdicción de grandes cargamentos de cocaína, la destrucción de laboratorios y cristalizaderos, y el control de precursores químicos, que han demostrado ser más eficientes y menos costosas para combatir el narcotráfico y las rentas que reciben los grupos criminales involucrados.

De acuerdo con la directora del Centro de Estudios sobre Seguridad y Drogas - CESED de la Universidad de los Andes, María Alejandra Vélez, la aspersión aérea no solo es inefectiva, sino que también puede propiciar escenarios de conflicto y manifestaciones. “La legitimidad del Estado se ve cuestionada cuando la presencia es fumigando desde el aire. Con esta decisión vamos a entrar a una ola de protesta social, algo que no va a ayudar a resolver los conflictos y la violencia en los territorios. Por el contrario, van a aumentar”.

Motivados por la evidencia científica, en marzo de 2021, académicos del país y el mundo enviaron una carta dirigida al presidente de Estados Unidos, Joe Biden, pidiéndole retirar el apoyo a este mecanismo de erradicación de cultivos ilícitos. Basados en una amplia evidencia científica, el documento hace énfasis en los costos sociales, en particular para la salud, y en los costos ambientales de la aspersión aérea, así como en la infectividad de la estrategia en el largo plazo

Le puede interesar: "No apoye las fumigaciones con glifosato"

Aunque el decreto define a la Policía Nacional como encargada de la ejecución y establece el monitoreo permanente a los riesgos en salud y a los daños medioambientales ocasionados por las fumigaciones, para arrancar con el plan del Gobierno aún están pendientes una licencia ambiental, el concepto del Ministerio de Salud y el fallo de dos tutelas.

Pueden descargar el documento ¿Reanudar la fumigación aérea con glifosato de cultivos ilícitos en Colombia? Un resumen de la literatura científica  completo en PDF aquí 


 

Compartir

  • Logo Facebook
  • Logo Twitter
  • Logo Linkedin