Nicolás Mauricio Morato Gutiérrez, grado ´Summa cum Laude´

Nicolás Mauricio Morato Gutiérrez recibió la distinción ´Summa cum Laude´ en la ceremonia de grados de pregrado 2018-1.
Nicolás Mauricio Morato Gutiérrez, estudiante que recibió la distinción ´Summa cum Laude´ durante la ceremonia de grados de pregrado 2018-1.
22/06/2018
  • facebook
  • twitter
  • linkedin
"Quisiera agradecer a mi familia porque me apoyó desde el instante cero, en el cual tomé la decisión apresurada de cursar una carrera poco convencional. Porque pese a todo, fueron, son y serán mi razón de ser. También agradecer a mis profesores, a aquellos que me han guiado no solo como estudiante sino también como persona, y ahora como docente; gracias por animarme a confiar en mis capacidades y seguir mis sueños. Igualmente, gracias a mis amigos, aquellos que se quedaron desde el colegio y a aquellos que llegaron con la Universidad o incluso más recientemente. Gracias porque a lo largo de este camino alivianaron la carga y me tomaron de la mano para recorrerlo. Por último, pero no menos importante, gracias a la Universidad de los Andes por permitirme ser estudiante, monitor, representante estudiantil e incluso profesor. Gracias por haberme tendido una mano cuando pasé por dificultades financieras, de forma que pudiera terminar mi último año de pregrado. Gracias, infinitas gracias, por animar mis alas para volar, enseñarme cómo hacerlo y darme una plataforma alta para tomar impulso y despegar". 

Carrera: Química – Ingeniería Industrial 
Colegio del que se graduó: Colegio Agustiniano Ciudad Salitre (Promoción 2012)
Nombre del proyecto de grado: Química: Estudio de la variación ontogénica en el veneno de serpientes de la especie Bothrops atrox de Colombia.
Ingeniería Industrial: Study towards the stochastic modelling of the mammalian cell cycle.
Promedio de la carrera: Química: 4.72, Ingeniería Industrial: 4.67.

Durante siete años consecutivos Nicolás ha recibido varios reconocimientos. En 2012: Distinción Andrés Bello en las pruebas Saber. En 2013 y 2014: la Distinción de excelencia semestral otorgada por el Departamento de Química. En 2015 y 2016: la Distinción Ramón de Zubiría y participó como representante estudiantil del Departamento de Química. En 2017: Grado cum laude en Química y Top Talk Award en el Summer Undergraduate Research Fellowships Symposium de la Universidad de Purdue (West Lafayette, IN, USA). En 2018: Grado summa cum laude en Ingeniería Industrial.

En la Universidad de los Andes Nicolás encontró un espacio de intercambio de ideas, “a lo largo de la carrera de cada quién se interactúa con una gran cantidad de personas (estudiantes, profesores, administrativos y demás personal de la Universidad) en un marco de respeto mutuo, sin que importe el estrato, la nacionalidad, el acento, la religión o la tendencia política. Una situación que, tristemente, no se replica en el resto de la sociedad y que por ende tenemos la obligación de transmitir donde quiera que estemos”. 

Además, durante su formación profesional la Universidad le permitió formarse en las disciplinas que le interesaban. ”Pude finalizar un doble programa poco convencional en cinco años y hoy puedo decir que ser ingeniero me hace ser mejor científico y viceversa”. Reconoce que esa flexibilidad e interdisciplinariedad es algo muy valioso que aporta la Universidad, ya que permite formar personas integrales que aprenden lo que quieren aprender. “De esta manera nadie sale cortado de un molde, sino que hace su experiencia universitaria única incluso en el ámbito académico, aunque claramente se sigan unos lineamientos básicos en cada programa”.

Desde su visión y experiencia en la Universidad, Nicolás considera que el valor institucional más visible es la excelencia y lo asocia con un valor que fue inculcado por sus padres: “Desde pequeño mis papás me dijeron que no importara lo que quisiera ser, si terminaba como un contador, un pastelero o un físico nuclear, todo lo que importaba era que fuera el mejor en lo que hacía. Una misión que requiere disciplina, responsabilidad y perseverancia. Por tanto, cada día procuro dar lo mejor de mí mismo para escalar un nuevo peldaño en el infinito camino hacia la excelencia”. 

Actualmente, Nicolás está vinculado como profesor de cátedra en el Departamento de Química de la Universidad. Tiene a cargo las clases de laboratorios de Bioquímica, Extracción-Separación, Química Analítica II, Química General, y las clases complementarias de Fundamentos de Análisis Químico. En agosto de este año empezará su doctorado en Química, enfocado en química analítica, en la Universidad de Purdue (West Lafayette, IN, USA). Así que por ahora sus planes a corto y mediano plazo se enfocan en ello.  “Debo esforzarme al máximo para aprender, en la mejor universidad en química analítica del mundo; enseñar, ya que mi vinculación será como asistente graduado; y dejar en alto el nombre de la Universidad de los Andes y de Colombia durante mis estudios doctorales”. En el largo plazo planea alguna estancia posdoctoral, aunque no niega que uno de sus sueños es volver a la Universidad de los Andes como profesor, “volver para compartir lo que he aprendido y a aportar a la universidad que tanto me ha dado” agrega. 

Finalmente, Nicolás les deja el siguiente mensaje a los nuevos estudiantes: “Es normal estar asustados por no estar completamente seguros de lo que se está escogiendo. Yo tampoco lo tenía claro cuando acabé el colegio. Fue una decisión que tomé más con el corazón que con la cabeza. Y sí, no fue fácil. Hubo materias en el camino que no me agradaron en lo absoluto, pero también hubo otras muchas que amé. También hubo momentos en los que quise desistir, en los cuales sentía que yo no estaba hecho para lo que me había propuesto, que así no veía mi futuro. Y esto no me ocurrió solo a mí; muchos, por no decir todos mis compañeros, atravesaron por los mismos momentos difíciles. Varios decidieron probar otros rumbos experimentando nuevas carreras y allí se quedaron ya que descubrieron lo que los hacía felices. Otros, como yo, decidimos quedarnos y forjamos nuestros propios caminos dentro de la carrera que escogimos desde el comienzo. Por esto no hay que tener miedo: es una gran decisión, pero no teman fracasar al tomarla. Cualquier camino que tomen será un camino correcto en tanto los llevará, al final, a ser personas y profesionales únicos, con un trasfondo particular, con una serie de decisiones que forjaron su carácter y con toda la iniciativa de luchar por sus sueños. No importa lo lejanos que se vean”, concluyó. 




 

Compartir

  • Logo Facebook
  • Logo Twitter
  • Logo Linkedin