Chagas, la enfermedad silenciosa y silenciada

profesor felipe guhl
El profesor emérito Felipe Guhl, director del Cimpat de Los Andes, se ha dedicado a estudiar esta enfermedad.
14/04/2020
  • facebook
  • twitter
  • linkedin

El 14 de abril ha sido establecido como el Día Mundial de la Enfermedad de Chagas por la Organización Mundial de la Salud (OMS), un paso más para visibilizar esta enfermedad endémica de América Latina, también conocida como tripanosomiasis americana, que se ha expandido por 21 países del continente, llegando incluso a EE. UU. y Canadá, y ha infectado a alrededor de 6 millones de personas, según estimaciones.

“Debemos tomar un momento para reflexionar sobre la enfermedad de Chagas, que afecta principalmente a personas pobres con un bajo accesos a servicios médicos”, afirmó el doctor Tedros Adhanom Ghebeyesus, director general de la OMS, en un mensaje a propósito del primer día mundial de la lucha contra esta enfermedad. Aunque se conoce bastante de ella, muy poca información llega a los habitantes de las regiones en riesgo. 

En 1909, el 14 de abril fue diagnosticada por primera vez una niña de dos años, Berenice Soares, con esta enfermedad por parte del doctor Carlos Ribeiro Justiniano Chagas. Más de cien años después, según cálculos de la OMS, entre 10 y 75 millones de personas están en riesgo de contagio, debido al alto número de personas sin diagnosticar o sin tratamiento, la distribución geográfica de los insectos vectores y las vías de transmisión, que puede ser a través de alimentos contaminados, transfusión de sangre, transplacentaria de madre a hijo, por trasplante de órganos y por accidentes de laboratorio.

En Colombia, se estima que 480.000 personas pueden estar infectadas, con alrededor de 5.300 casos nuevos por año y 4’800.000 personas es riesgo.

Imagen con las zonas con riesgo de contagio de la enfermedad de Chagas en Colombia.

“Esta enfermedad crónica es considerada silenciosa porque es asintomática en sus primeras etapas y se desarrolla en un periodo prolongado de tiempo, de entre 12 y 15 años, lo que dificulta su diagnóstico”, comenta Felipe Guhl, profesor emérito y director del Centro de Investigaciones en Microbiología y Parasitología Tropical (CIMPAT) de la Universidad de los Andes, quien recuerda que solo el 30 % de las personas infectadas puede desarrollar síntomas de cardiopatía en un estado avanzado de la enfermedad.

Lo importante es dar a conocer cómo y en dónde se transmite la enfermedad de Chagas y tomar medidas para disminuir el riesgo
Felipe Guhl
Profesor emérito

“Conocemos las regiones de mayor riesgo de transmisión y tenemos identificados a los insectos vectores, por lo que es importante avanzar en la eliminación del contacto humano y vector para reducir su transmisión”, asegura el profesor Guhl, biólogo y microbiólogo de la Universidad de los Andes, quien se ha dedicado a su estudio.

(Le puede interesar: Triatoma dimidiata: un nuevo enemigo silencioso )

Entre las medidas a adoptar, destaca las masivas campañas de fumigación y la transformación de la vivienda rural para reducir los lugares de hábitat del insecto.

Mapa de América Latina en donde hay riesgo de contraer la enfermedad de Chagas.

Existen distintas pruebas diagnósticas disponibles para identificar el número real de personas infectadas, así como tratamientos de la enfermedad, por lo cual “lo importante es dar a conocer cómo y en dónde se transmite y tomar medidas para disminuir el riesgo”, concluye.

Los aportes desde Los Andes

El Centro de Investigaciones en Microbiología y Parasitología Tropical (CIMPAT) de la Universidad de los Andes, que forma parte de la Coalición Chagas, un grupo instituciones gubernamentales y privadas que en su conjunto pretenden hacer visible esta enfermedad, ha liderado estudios e investigaciones de esta afección desde hace varias décadas.

Gracias a ellos, a partir de 1995, se decretó en Colombia un análisis obligatorio de sangre a ser transfundida para disminuir los riesgos de contagio. También se crearon dos de las cinco iniciativas continentales para el control vectorial y transfusional de la enfermedad y también su tratamiento: la iniciativa de los países andinos Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela y la iniciativa de los nueve países de la cuenca amazónica.

Adicionalmente, los estudios ecoepidemiológicos de los diferentes escenarios de transmisión a nivel nacional han permitido una mejor comprensión del parásito y su adaptación al hábitat humano, así como el diseño escenarios futuros a partir de modelos matemáticos y teniendo en cuenta la problemática del calentamiento global.

Finalmente, ha ayudado a entender la genética del parásito y de los insectos vectores que lo transmiten, lo cual ha contribuido a desarrollar prácticas preventivas.

Noticias relacionadas

Estatua el Bobo Uniandes
20/11/2020

¿Cómo adaptarnos a la nueva realidad para lograr una vida con sentido? Entrevista con Alexandra Ávila, psicóloga y antropóloga de la Universidad de lo

Ver más
Estudiantes de medicina realizando prácticas con un muñeco
12/11/2020

El hospital simulado William Osler cuenta con salas de urgencias, reanimación, cirugía y consultorios de prevención y atención.

Ver más
Mujer preocupada mirando la comida.
03/11/2020

Laura Ordoñez, bióloga y nutricionista especializada en nutrición deportiva, aclara qué es la alimentación emocional y cómo manejar el estrés y la ans

Ver más

Otras noticias

Compartir

  • Logo Facebook
  • Logo Twitter
  • Logo Linkedin