Durante el 2018, de 279 curules en el Congreso solo 55 mujeres fueron elegidas. De estas ninguna era una mujer negra. De hecho, el medio Vive Afro reporta que la participación política de las mujeres afro es apenas del 0,1 %. Así arrancó el Encuentro de Mujeres negras participando en política, del Departamento de Historia, de la Facultad de Ciencias Sociales, de la Universidad de los Andes.


Un espacio en el que dialogaron candidatas que harán parte de la contienda electoral, el próximo 13 de marzo. Irrumpir en la política, aseguran las candidatas, es llevar la dignidad y la memoria de las ancestras y continuar las luchas de miles de mujeres: “apostamos por una política del cuidado y de la construcción de la diferencia”.


Hijas de parteras, empleadas domésticas y de mujeres que han tenido poco o casi nulo acceso a la educación, las candidatas coinciden en que la política debe empezar a cambiar los territorios que han sido olvidados históricamente, reconociendo el aporte que hacen las comunidades afro a un país como Colombia.


“Aún hay una visión colonial en la que se cree que nuestra presencia es un obstáculo para el progreso”, cuenta una de las aspirantes. Una declaración que se da en medio de una preocupante cifra que muestra que la esperanza de vida de las personas negras es mucho menor. De ahí la importancia de dignificar las vidas de las mujeres negras y empobrecidas, que siempre se han construido en colectivo.


Érika Ibargüen, contadora pública de Istmina (Chocó), contó lo complejo que resulta ser una mamá adolescente negra, en el contexto de pacífico colombiano, en medio de un país que no brinda oportunidades para acceder a educación o trabajo. Por eso parte de sus propuestas coinciden en incentivar el desarrollo desde la ruralidad y las comunidades.


Yolanda Perea hace énfasis en promover la titulación de tierras a nombre de las mujeres, porque históricamente siempre han sido los hombres los dueños de las mismas, minimizando las oportunidades. Elsi Angulo, abogada tumaqueña, complementa y dice que la economía extractiva empobrece al campo y por eso se necesita pensar desde las necesidades de las personas.


Sobre la mesa Ana Cristina Murillo Granados, antropóloga caleña, hace un llamado urgente a crear un sistema nacional del cuidado para que las mujeres puedan acceder a oferta académica, profesional y laboral. Una iniciativa que dice beneficiaría con mayor énfasis a todas las mujeres rurales.

La antropóloga Ana Cristina Murillo propone un sistema nacional de cuidado.

"Cuando las mujeres se juntan hay armonía en el Universo". Fotos: Judy Pulido.


Idalmy Minotta Terán, abogada y experta en derecho étnicos y consulta previa, dice convencida de que es hora de parar la guerra despenalizando la siembra y el consumo de coca y marihuana. “Es hora de regular los productos que pueden generar las comunidades de estas plantas y parar estas formas en que se financia la guerra para vivir bien”, confirma.


Por eso hay que cambiar el paradigma, explica Francia Márquez, lideresa ambiental, feminista y abogada, “es hora de pensar en la legalización, en pro de los territorios que han sido vaciados física y culturalmente”. Para todas es hora de implementar los acuerdos de paz, porque aseguran que no basta solo con silenciar las armas.

Reviva los mejores momentos del Encuentro de mujeres negras participando en polìtica. 


Desde Costa Rica, la bonaverense Aura Bonilla y quien es candidata para la circunscripción para colombianos en el exterior, recuerda que quienes ya no viven en el país no han dejado de ser ciudadanos y que la migración ha tenido siempre rostro de mujer y color.


Las mujeres negras que hoy están de candidatas adelantan campañas para que su voz siga siendo escuchada y contribuir al cambio social que requiere el país. “Este encuentro es un estímulo de conciencia crítica”, explica Luis Sánchez, director del Departamento de Historia de la Facultad de Ciencias Sociales, de la Universidad de los Andes.


Al cierre del evento, las candidatas hicieron un llamado a gobiernos que pongan en el centro la vida y la reducción de brechas de inequidad y desigualdad. “Porque si las mujeres bajan los brazos, el cielo se cae, dice uno de los proverbios africanos más conocidos”, puntualizan.

 

Mujeres negras hablando en un escenario.

Mujeres negras hablando en un escenario.

Mujeres negras hablando en un escenario.

Mujeres negras hablando en un escenario.

Mujeres negras hablando en un escenario.
Mujeres negras hablando en un escenario.
Mujeres negras hablando en un escenario.
Mujeres negras hablando en un escenario.