En Colombia la comunicación política ha sido una estrategia innovadora para conseguir militantes de los diferentes partidos políticos. Sin embargo, mal ejecutada puede acarrear escenarios en los que se abre la puerta al clientelismo y la corrupción. La directora de la Escuela de Gobierno, Paca Zuleta, explica cómo debemos entender las maquinarias políticas y sus implicaciones. 

Zuleta resalta que para entender las maquinarias políticas hay que pensar de qué manera se están comunicando los políticos con las personas para obtener votos. Es decir, la maquinaria política requiere de canales de comunicación y redes de contacto y que el reto está en saber desarrollarlas. 

Hay maquinaria política en todos aquellos que usan las redes sociales u otros medios de comunicación para encontrar líderes en la opinión pública. Esto, no es necesariamente una forma negativa de ganar adeptos. Por el contrario, es una forma interesante para generar opinión y promulgar ideas y posiciones frente a determinados temas. Por esta razón, no se debe caer en el error de ver estos mecanismos de forma negativa. 

“Necesitamos estructuras para poder sustentar y sostener nuestra democracia”, dice Paca Zuleta, abogada y experta en política pública y corrupción. Lo que sí no puede suceder es caer en el clientelismo y hacer un mal uso de esas maquinarias. Cuando dichos mecanismos están conformados por personas que no hacen correctamente su función o se extraen rentas públicas, se puede decir que ahí se cae en la mala praxis y la maquinaria no funciona. 

Si bien las campañas electorales involucran estrategias y financiamiento son importantes para el buen desarrollo de las elecciones. Zuleta afirma que la jornada debe ser vista como un día de celebración, que cuesta, pero que a la vez permite ejercer el derecho al voto para elegir a quiénes nos gobiernan y lideran la nación. 


 

 

Escrito por:

Ana Maria Forero Perez