10/02/2022

"Vivir es poder asumir roles que llenen tu corazón"

María Constanza Pardo Sarmiento, egresada de la especialización en Creación Multimedia de la Universidad de los Andes.
María Constanza Pardo Sarmiento, egresada de la especialización en Creación Multimedia de la Universidad de los Andes.
El fruto del emprendimiento de Liz Baron, quien fue asesorada por Connie.
El fruto del emprendimiento de Liz Baron, quien fue asesorada por Connie.
Molita su perrita, compañera en el día a día
Molita su perrita, compañera en el día a día
Casa de La Calera donde un árbol ‘cansado’ cayó sobre los talleres de carpintería y alquimia de la tierra.
Casa de La Calera donde un árbol ‘cansado’ cayó sobre los talleres de carpintería y alquimia de la tierra.
María Constanza Pardo Sarmiento, egresada de la especialización en Creación Multimedia de la Universidad de los Andes.
El fruto del emprendimiento de Liz Baron, quien fue asesorada por Connie.
Molita su perrita, compañera en el día a día
Casa de La Calera donde un árbol ‘cansado’ cayó sobre los talleres de carpintería y alquimia de la tierra.
Connie encontró otro sentido a su vida al reconocerse en el otro y ayudarle. Por eso como comunicadora social dedicó su vida profesional al trabajo con comunidades vulnerables. 

“Siempre trabajé con personas excluidas de sus comunidades por ser diferentes; como si las diferencias no fueran las que nos hacen únicos e irrepetibles”, afirma María Constanza. 

Esa mirada amplia, diversa, abierta e incluyente quizá venga también de su paso por el Ejército Nacional, de trabajar con personas con discapacidad en América Latina, con niños y maestros de las escuelas de Colombia o de conocer la historia de vida de su padre, un campesino colombiano desplazado por la violencia cuando apenas tenía 10 años; y que llegó a la capital a labrarse su camino.

“El universo está hecho de seres aparentemente “pequeños” pero que pueden tocarnos de maneras impresionantes. Vivimos en un país de cotidianidades dolorosas, donde la vida poco importa y sobrevivir es un milagro, un reto al que nos exponemos día a día, desde distintas realidades.  ¿Por qué no respetarnos y ayudarnos?”, reflexiona María Constanza. 



Esa manera de ver la vida hizo que Connie invirtiera su tiempo de “encierro” de 2020 en asesorar a diferentes emprendedores. Uno de ellos, la Fundación Deloi. “El proyecto me conquistó porque logra unir a un grupo de profesionales para generar oportunidades laborales. En cabeza de su directora Sandra, han creado empresas asociativas de trabajo en toda Colombia con 372 profesionales; 80% mujeres cabeza de hogar”, cuenta María Constanza.

Ser voluntaria y ejercer tantos roles posibles, que en determinado momento pueden ayudar a otros, es parte de la vida de Connie; ella ha sido pintora de brocha gorda, sembradora de árboles, carpintera, creadora de proyectos Edu-comunicativos a nivel nacional… y por estos días está a la espera de una llamada muy importante; la de Liz Barón una joven madre de dos hermosas niñas, quien todos los días, en su triciclo, sale a vender huevos. Liz va a contarle si las gallinas, que hacen parte de su emprendimiento, al que Connie ha asesorado, ya pusieron sus primeros huevos.

“Ser voluntario es interesante. No hacemos caridad, lo que hacemos es trabajar con la gente y las comunidades para ayudar a transformar en algo la realidad de ellos y la nuestra. Ver sonreír a un familiar, amigo, compañero, porque consiguió o se acercó a algo que había soñado durante años o que había creído imposible, es el mejor regalo.

“Es maravilloso y necesario contar con alguien; soy afortunada porque he recibido mucho y lo agradezco. Cada persona me ha enseñado a amar la vida, no obstante los momentos difíciles”. Concluye Connie desde un lugar hermoso en La Calera, la casa de Martha y Néstor, su cuñada y hermano; donde un árbol ‘cansado’ cayó sobre los talleres de carpintería y alquimia de la tierra. “Luego de una noche en buena compañía alrededor de la chimenea, el día con Molita mi perrita, nos da otra oportunidad de ayudar a reconstruir no solo lo que aquél árbol se llevó, si no lo que somos por dentro; y así, día a día, tratar de ser mejores habitantes/pasajeros en este planeta”.

Noticias relacionadas

Arando el terreno. Episodio 27 de Historias Uniandinas.
08/09/2022

Episodio 27. Julián Ramírez, egresado del MBA, llegó a Nueva Zelanda buscando mejorar su inglés y, 13 años después, ha logrado abrir camino a las rela

Escuchar
Alfredo Sarmiento (centro), junto a un grupo de 'opcionistas', frente a la sede de Opción Colombia en 1998. Foto: Ana María Duque.
02/12/2021

Episodio 24. A inicios de los 90, varios estudiantes deseaban acercarse a la realidad del país, más allá de las marchas y las protestas. Opción Colomb

Ver más
Guillermo Rodríguez, fotografiado en Ciudad Perdida, Sierra Nevada de Santa Marta.
18/11/2021

Episodio 23. Guillermo Rodríguez, graduado de Ingeniería Industrial, dedicó su vida a la arqueología y a la exploración de la Ciudad Perdida, en la Si

Ver más

Otras noticias

Compartir

  • Logo Facebook
  • Logo Twitter
  • Logo Linkedin