"En Montes de María, el Estado somos las mismas mujeres"

Imagen mujer con un bebé en brazos
18/06/2019
  • facebook
  • twitter
  • linkedin
Dificultades para acceder a anticonceptivos, escasa atención médica, embarazos adolescentes y estigmatización sobre sus cuerpos son parte del panorama que viven las niñas y mujeres en los Montes de María, una de las regiones más afectadas por el conflicto armado y una de las zonas del país con los más altos índices de violencia sexual contra ellas.

De ahí que, al hablar de derechos sexuales y reproductivos de las mujeres, en esta zona del norte de Colombia, la investigadora María Ximena Dávila, de la Universidad de los Andes, no dude en afirmar que se trata de un camino truncado: “El mensaje de estos derechos se quedó a medio camino”.

Las mujeres aún sufren graves trabas para abortar legalmente o para decidir el número de hijos que desean tener, explicó Dávila, abogada y estudiante de la Maestría en Sociología, de Los Andes. Conclusiones que hicieron parte de un trabajo de campo en el que se entrevistaron a 35 mujeres lideresas de esta región. La investigación, que se hizo también para el Centro de Estudios de Derecho, Justicia y Sociedad, Dejusticia, también contó con la participación de Nina Chaparro y Margarita Martínez.

“No hay cómo atender casos de abuso sexual ni medidas de emergencia, por eso cuando hay estos casos las niñas o jóvenes terminan practicándose abortos caseros con plantas o pastillas –contó una de las lideresas-. El tema es que terminan jugando con su vida, porque presentan sangrados que no se pueden controlar”.

Y es que a estas zonas del país va un médico una vez a la semana y las mujeres son atendidas en centros culturales. De acuerdo con los relatos, la violencia destruyó los puestos de salud y llegar a un hospital con lo mínimo de atención puede tomar hasta dos horas de camino. Por eso las lideresas se han convertido en mediadoras de derechos, superando las funciones del Estado y resignificando las heridas no físicas que han sufrido las mujeres.

“Acá, en los Montes de María el Estado somos las mismas mujeres. Desde la sororidad y la hermandad”, explicó Imelda Ballestas, de la Corporación Desarrollo Solidario. De hecho, las lideresas como creadoras de legalidad desde abajo han lanzado campañas como Pare Pero Prepárate, que asesoró a más de 300 mujeres y que recorrió la región para prevenir los embarazos adolescentes.
 
El valor de las mujeres está dado por su capacidad de reproducción
María Ximena Dávila
Investigadora
“Si tú no pares es porque eres mula o eres lesbiana”, es la creencia de la mayor parte de la población de esta zona y una frase que resume la maternidad en un determinado mandato social. La investigadora explicó que el valor social de las mujeres está dado por su capacidad y disposición de reproducción.

En este mandato si las mujeres tienen más de 30 años y aún no han tenido hijos ya son consideradas como viejas. “Es un legado del conflicto que formalizaron los actores armados: Se trata de órdenes de género cuyas raíces perviven”, concluyó Dávila.

Así, las mujeres en los Montes de María se mueven entre las maternidades forzadas y los abortos clandestinos, lo que vulnera sus derechos a la salud y a su vida. Las mismas mujeres activan la ruta de prevención y protección ante casos graves e intentan difundir la información de la sentencia C-355 de la Corte Constitucional que despenaliza el aborto en tres casos en específico, pero que con dificultad se cumple en estos municipios.

A la falta de institucionalidad también se suman las creencias culturales que no solo señalan a las víctimas de abusos sexuales, sino a las mujeres que se atienden por citologías y que llegan a presentar enfermedades de transmisión sexual o cualquier tratamiento especial. “El rechazo de la comunidad nos destruye a todas y además viene de la mala interpretación por la falta de educación sexual en toda la comunidad”, reiteró otra de las lideresas.

La voz de estas mujeres en esta investigación espera abrir una puerta para pensar caminos que permitan la garantía de los derechos de las mujeres de este territorio y para que la salud reproductiva también sea tenida en cuenta en este escenario de transición de la guerra a la paz.







 

Noticias relacionadas

Ilustración del rostro de Ana Cecilia Niño
10/12/2019

Un hito histórico para la salud pública en Colombia

Ver más
Ilustración 3D de una célula madre
09/01/2020

Gracias a una demanda de la Clínica Masp se vuelve a permitir el uso de órganos y tejidos fetales en trasplantes e investigación médica.

Ver más
Foto de la estudiante Mayra Barrios en el campus de Uniandes
25/11/2019

Mayra Catalina Barrios Mesa hace parte de la primera generación de estudiantes del Litoral Pacífico colombiano que cursa su carrera en Uniandes, graci

Ver más

Otras noticias

Compartir

  • Logo Facebook
  • Logo Twitter
  • Logo Linkedin