11/05/2020

Es más probable que usted contagie a su mascota que al revés

Foto de un gato acostado en la cama

 

Por: Chequeo COVID-Colombia
Tomado de: 070


‘Negrito’ es el séptimo gato doméstico en el mundo contagiado por el covid-19. Vivía en España, y cuando llegó a la veterinaria, tenía dificultad para respirar, fiebre, un muy bajo nivel de plaquetas y una insuficiencia cardiaca. Los veterinarios, entonces, le practicaron la eutanasia. Y, luego, descubrieron que era positivo para SARS CoV2, el nombre científico de este virus que nos tiene a –casi– todos en cuarentena.

Por ahora sabemos una cosa: ‘Negrito’ fue infectado por covid-19 por sus dueños y no al revés. Ese es el denominador común para los gatos contagiados.  Aún así, desde que empezó la pandemia, en redes sociales se han hecho públicas las denuncias sobre familias que han abandonado a sus mascotas por miedo a que se conviertan en focos de contaminación del Covid-19. Movimientos animalistas, sin embargo, han insistido que los animales de compañía no son un riesgo de contaminación. Sin embargo, la información científica disponible aún no parece ser contundente.  ¿Son nuestras mascotas un riesgo para nuestra salud?, y en caso de que algunos de estos animales sean infectados por este virus, ¿podrían ser usados estos animales como modelos de experimentación para el desarrollo de fármacos y vacunas?

Un reporte publicado en la revista Science en abril 8 de 2020, evaluó infecciones experimentales en varios mamíferos y aves, algunos de los cuales son animales de compañía. Los hurones han sido usados previamente en estudios de virus respiratorios humanos debido a que las células de los pulmones de estos animales (neumocitos) expresan un tipo de enzima denominada AEC2 (Enzima convertidora de angiotensina 2) muy parecida a la que expresan los humanos. Esta proteína es el receptor del virus, lo que quiere decir que es la proteína que permite al virus infectar las células pulmonares en varios mamíferos, incluido el humano. En este estudio se observó que efectivamente dos cepas de SARS CoV2 pueden infectar estos animales, incluso ocasionando infecciones severas.

También se evaluaron infecciones en gatos y los resultados mostraron que se pueden infectar con el virus. Se sospecha que estos mamíferos se pueden contaminar debido a que el AEC2 felino solamente se diferencia en dos aminoácidos comparado con la proteína de los hurones.

El estudio también concluyó que los perros fueron poco susceptibles a la infección, mientras que los cerdos, gallinas y patos no se infectaron con el SARS CoV2.

Es importante aclarar que el hecho de que los gatos sean susceptibles de infectarse con SARS CoV2, no implica que se puedan convertir en hospederos intermediarios que dispersen el virus a los humanos. Es decir, no sabemos si un gato infectado puede infectar a un humano. De hecho, todo indica lo contrario. Se han visto varios casos de gatos enfermos cuyos alimentadores estaban enfermos. El humano sí puede contagiar al gato  (Zhang, et. al.).

En resumen, sabemos que los perros no tienen la misma susceptibilidad que los gatos, pero no es evidente que los gatos pueden transmitir el virus a los humanos.

De hecho, los autores del estudio recomiendan que se haga vigilancia al comportamiento del COVID en gatos, por eso serán necesarios más estudios para saber si un gato infectado es o no un riesgo para sus dueños.

Como conclusión, en la interacción mascotas-humanos, el riesgo de infección es principalmente de los gatos por parte de sus dueños o cuidadores, por lo que una persona infectada debe extremar sus medidas de cuidado para no infectarlos. El centro de control y prevención de enfermedades (CDC), la organización mundial de sanidad animal (OIE) y la asociación mundial veterinaria (WSAVA) están de acuerdo en las líneas guía para propietarios de mascotas. Aconsejan tratar a las mascotas como a otros familiares humanos: no dejar que interactúen con personas o animales fuera del hogar.

Siempre que sea posible, las personas que estén infectadas por SARS-CoV-2 deben evitar el contacto directo con sus mascotas y dejar su cuidado a otros miembros del hogar. Si estas personas deben ocuparse de sus mascotas, deben respetar buenas medidas de higiene y utilizar una mascarilla en la medida de los posible. Los animales propiedad de personas infectadas por SARS-CoV-2 deberán mantenerse en el interior tanto como sea posible y se deberá evitar al máximo el contacto con estas mascotas.

No es evidente que los gatos pueden transmitir el virus a los humanos.

Otros coronavirus en animales

El origen del virus SARS CoV2, que está ocasionando la pandemia actual y que tiene en cuarentena un gran número de países, aún no es clara. Sin embargo, se cree que el SARS-CoV2, así como el SARS-CoV y del MERS-CoV, se originaron a partir de coronavirus presentes en fauna salvaje (gatos civetas para SARS CoV y camélidos para MERS-CoV).

El origen más probable se ha rastreado a cepas de coronavirus de murciélagos, pues la cepa de SARS CoV2 comparte un 96,2% de identidad con el coronavirus RaTG13 que es propio de estos mamíferos. Sin embargo, este último virus no se ha detectado en humanos u otros mamíferos. Se cree entonces que existe un posible hospedero mamífero intermediario que no se ha identificado hasta el momento. Los primeros trabajos señalan que estos hospederos intermediarios podrían ser los pangolines (un mamífero asiático trístemente célebre por ser el más traficado del mundo).

Los coronavirus también pueden encontrarse infectando animales, pero los coronavirus de animales domésticos son muy específicos y particulares en la sintomatología que causan en las mascotas.

En los gatos, el FCoV, se transmite por vía oro-fecal (es decir, que los patógenos en las feces de un gato se transmiten a la boca del otro animal), y los infectados manifiestan gastroenteritis leves, aunque en muchos casos son completamente asintomáticos. En un 1-5% de los casos, el virus presenta una mutación y los sujetos infectados desarrollan una enfermedad conocida como PIF, peritonitis infecciosa felina, que puede ser mortal.

En los perros, el CCoV, también se transmite por vía oro-fecal, y también causan gastroenteritis leves. Un segundo tipo de Coronavirus Canino (el CRCoV, de tipo beta) genéticamente muy parecido al coronavirus bovino y al OC43 humano, se manifiesta con sintomatología respiratoria y tiene muy baja mortalidad.

Ninguno de estos coronavirus se pueden transmitir de animales a humanos, lo que demuestra la especificidad por sus hospederos y  la baja probabilidad de que los humanos se infecten con los mismos virus de sus mascotas.

La Universidad de los Andes desarrolla este artículo respondiendo a la coyuntura por la pandemia de COVID-19. Tenga en cuenta la fecha de publicación para entender el contexto de su contenido. No olvide consultar los análisis mas recientes sobre COVID-19 en nuestro especial. 

Noticias relacionadas

Muñecas rusas
14/09/2021

Una reflexión sobre la pandemia por el COVID-19 en un nuevo episodio del podcast Conversaciones con Uniandes.

Ver más
Foto de medicamentos.
26/08/2021

Los Andes, la Nacional, otras entidades académicas y organizaciones de América Latina se unen para generar información estratégica sobre salud pública

Ver más
Foto de doctora examinando una paciente con un estetoscopio
19/08/2021

Gestión, planeación y comunicación fueron las variables más débiles con la llegada de la pandemia.

Ver más

Otras noticias

Compartir

  • Logo Facebook
  • Logo Twitter
  • Logo Linkedin