Cigarrillo vs. vapeador. Debate entre la libertad individual y el beneficio o daño social

24/09/2019
  • facebook
  • twitter
  • linkedin
"Vapear es igual que fumar, inclusive más grave”
Luis Jorge Hernández
Profesor, Medicina
El uso de vapeadores, equivalentes a cigarrillos electrónicos, es cada vez más frecuente en población joven y es un riesgo para la salud pública porque, según expertos, transmite sensación falsa de seguridad.
“La persona piensa que vapear es de menor rango que el cigarrillo, que es más suave, que no tiene los mismos riesgos, pero no es cierto. Vapear es igual que fumar, inclusive más grave”, asegura Luis Jorge Hernández, profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad de los Andes y experto en salud pública.

Se llama vapear ya que se inhala un vapor que mezcla sustancias químicas aromatizadoras o con nicotina. Incluso, en algunas ocasiones, la mezcla puede contener sustancias psicoactivas incluso más tóxicas. Todas sustancias irritantes para las vías aéreas. Al inhalar, el vapor penetra el árbol respiratorio y, según Hernández, “lo que se inhale es como si lo inyectáramos dentro de la vena”.

En la actualidad ya se han detectado los primeros casos de enfermedad pulmonar severa asociados a vapeadores y cigarrillos electrónicos. Por ejemplo, El Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades CDC –por sus siglas en inglés– alertó sobre 94 pacientes reportados entre el 28 de junio y el 15 de agosto de este año, con signos de una grave afección pulmonar relacionada con el uso de estos dispositivos.

Tatiana Andia, profesora de Sociología de la Universidad de los Andes y doctora en Sociología de la Universidad de Brown, asegura que vapear no implica que la persona “fume menos”, de hecho, a veces “fuma más”, porque “fuma más cigarrillitos, pero como no huele es menos rechazado socialmente”.

El estudio titulado: Making knowledge legitimate: transnational advocacy networks campaigns against tobacco, infant formula and pharmaceuticals, realizado por Tatiana Andia y Nitsan Chorev, recopiló evidencia de cómo cambió, durante el tiempo, la percepción social del cigarrillo y cómo influyó la evidencia científica de los efectos nocivos del cigarrillo en esa transformación.

En los años 50 la aceptación social del cigarrillo era una realidad y el rol de la publicidad definitivo. Las personas podían fumar en los aviones, en las oficinas, en clase, realmente el cigarrillo era socialmente aceptado; incluso las mujeres embarazadas fumaban.

Existía publicidad engañosa que sugería, por ejemplo, que el cigarrillo adelgazaba y otras tantas afirmaciones que acompañaban la iconografía del cigarrillo y lo mostraban como un hábito muy cool y sofisticado. Más adelante, los movimientos sociales de salud y las familias de pacientes con cáncer influyeron en que la evidencia científica de los efectos nocivos del tabaco avanzara.

Uno de los mayores logros a nivel global fue permitir a los fumadores la toma de una decisión consciente, con pleno conocimiento de los efectos nocivos que produce el consumo de tabaco en la salud. El vapeador vuelve a abrir el espacio para la aceptación social de ‘fumar’ y, con ello, los efectos del sistema de salud y efecto social indeseado.

Los vapeadores se reinventaron no solo publicitariamente. Se están saliendo de la regulación establecida a nivel global. Un “cabezazo tecnológico y publicitario”, según la profesora Andia.“Todas las prohibiciones en términos de fumar en espacios cerrados deberían extenderse también a los vapeadores si queremos que eso no aumente el consumo, porque creo que el vapeador se metió en un vacío regulatorio”, afirmó Tatiana Andia.

El uso del vapeador retorna el debate entre la libertad individual y el beneficio o daño social. Inhalar humo o vapor es irritante para las vías respiratorias, puede producir bronco constricción, afectar al árbol cardiovascular y llevar hasta a la muerte. Vapear no es de menor riesgo que el cigarrillo y fumar es nocivo para la salud ¡no hay que confiarse!

Para conocer el estudio completo Making knowledge legitimate: transnational advocacy networks' campaigns against tobacco, infant formula and pharmaceuticals de Tatiana Andia y Nitsan Chorev ingrese a:

https://onlinelibrary.wiley.com/doi/abs/10.1111/glob.12156
“Todas las prohibiciones en términos de fumar en espacios cerrados deberían extenderse también a los vapeadores"
Tatiana Andia
Socióloga

Noticias relacionadas

Gráficas de un mapa de Colombia y una mano que sostiene un celular
18/10/2019

Encuentre indicadores históricos de resultados electorales, así como, datos en temas de agricultura, gobierno, conflicto y violencia, educación y salu

Ver más
Primer plano de hombre vapeando.
03/10/2019

En el CESED se discute la reducción de daños en tabaco, no desde la perspectiva de confrontación, sino desde la perspectiva de estrategias para los us

Ver más
Atletas
25/09/2019

120 participantes se reunieron en MedRun 2019 para celebrar 15 años de la Facultad de Medicina.

Ver más

Otras noticias

Compartir

  • Logo Facebook
  • Logo Twitter
  • Logo Linkedin