Reviva el Conversatorio ‘La batalla por la paz’

El expresidente Juan Manuel Santos presentando su nuevo libro.
El expresidente Juan Manuel Santos presentando su nuevo libro.
El expresidente Juan Manuel Santos presentando su nuevo libro.
07/05/2019
  • facebook
  • twitter
  • linkedin
Cómo informar y cómo comunicar lo que ocurría en La Habana con el proceso de paz en Colombia fue uno de los dilemas que enfrentó el expresidente Juan Manuel Santos durante la negociación. El nobel de paz aseguró que lo mejor habría sido mantener todo secreto hasta el final, como lo hacen los artistas cuando pintan una obra de arte. Sin embargo, la comunicación, que fue confidencial los primeros dos años, fue también una herramienta para medir, en su momento, a la guerrilla de las Farc.

Así narró Santos detalles de su último libro ‘La batalla por la paz’, que presentó en el auditorio Mario Laserna de la Universidad de los Andes. Un conversatorio organizado por la Facultad de Ciencias Sociales, a través del Departamento de Ciencia Política y liderado por las profesoras Sandra Borda y Angelika Rettberg.
 

Durante su intervención Santos habló de los logros y las lecciones que le dejó al país y a su vida este proceso. “Este es el acuerdo más ambicioso que se ha negociado en la historia y su implementación está aportando a profundizar la democracia y el bienestar de todos los colombianos”, afirmó el expresidente. Es la primera vez en la historia del país, aseguró, que se reconoce a las víctimas y sus derechos: el derecho a la verdad, la reparación, la justicia y la no repetición. De 8 millones de víctimas resaltó la reparación de casi un millón de ellas.

No obstante, ante la sensación de letargo en la implementación que plantean algunos sectores, Santos afirmó que está siendo usado políticamente, teniendo en cuenta que este trabajo cuenta con una agenda, como viene ocurriendo con los planes de desarrollo con enfoque territorial.

El no del plebiscito fue otra de las grandes lecciones. El nobel de paz dijo sentirse responsable de este resultado al subestimar el no y explicó que un 35 por ciento de quienes lo hicieron fueron motivados por la idea de que los acuerdos promovían lo que llamaron “ideología de género”. “El plebiscito se politizó y en momentos me he preguntado qué habría pasado si lo hubiéramos politizado a favor nuestro, pero creo que actuamos bien”, puntualizó.
 

 
Negociar los cinco puntos de manera secuencial fueron para Santos un gran desacierto y dijo que habría sido más conveniente hacerlo de manera simultánea para haber llegado a acuerdos antes de las elecciones y haber adelantado más pedagogía sobre los mismos.

De las lecciones aprendidas, explicó que la decisión de incluir militares activos en la negociación de paz fue un gran acierto y reconoció que el proceso se convirtió en una contienda política que generó una fuerte polarización, lo que se convirtió en una barrera para el apoyo internacional.

Ejercer un liderazgo que construyera paz también fue un desafío para el nobel. Durante la charla afirmó que ser líder para la guerra no es difícil, pero serlo para la paz requería empatía, entender las preocupaciones y el dolor de las personas. No es un liderazgo vertical, sino que genera consensos. “Un trabajo que me desafiaba a persuadir para cambiar prejuicios y que todo el tiempo me hacía preguntar ¿Cómo sanar las heridas de la guerra y aprender a perdonarnos?”, manifestó.
 

Compartir

  • Logo Facebook
  • Logo Twitter
  • Logo Linkedin