Colombia ha emergido como un centro de innovación tecnológica y desarrollo logístico en Latinoamérica. Este crecimiento se ha visto impulsado por startups que integran tecnología avanzada para mejorar la eficiencia, reducir costos y promover la sostenibilidad. Una de estas empresas es Teclogi, una logtech creada por los egresados del Executive MBA de la Universidad de los Andes Dairo Ortiz y Humberto Coronado, que está revolucionando la logística en la región. Este último cuenta la historia, desafíos y logros del emprendimiento.

Un sueño que se materializó en las aulas

Humberto Coronado, cofundador de y CEO de Teclogi, encontró la inspiración para su emprendimiento durante su paso por la Universidad de los Andes, “Estaba en un momento de mi vida profesional donde quería retarme, llevarme al siguiente nivel y en donde estaba muy enfocado hacia emprender. Sabía que me hacían faltan elementos dentro de mi formación profesional e incluso personal” comenta Coronado sobre su decisión de estudiar en Los Andes. 

El entorno académico no solo le proporcionó las herramientas que estaba buscando, sino que también le permitió construir la red de contactos que sería fundamental para el nacimiento de su empresa. Durante el Executive MBA, conoció a su socio, Dairo Ortiz, y juntos desarrollaron la idea de Teclogi, recuerda que “Las clases de emprendimiento del profesor Rafael Vesga Fajardo me ayudaron un montón. Yo no quería emprender solo, mi socio fue compañero de la maestría, y quien realmente lo termina empujando es el profesor Rafael. Recuerdo una de las clases donde llevó un fondo de capital de riesgo, nos contaron todo que sucedía en ese momento alrededor de las startups; en esa clase, el socio que yo necesitaba, alguien con conocimiento tecnológico, tomó la decisión y me dijo: vamos adelante, emprendamos”.

Es allí, en los salones de clase donde nace este emprendimiento, en cada cátedra manifestó su visión sobre cómo la tecnología podría revolucionar un sector tan tradicional como el logístico.  “Nació desde la idea sub-cero en Los Andes, desde el primer semestre empecé a hablar de lo que tenía en mi cabeza que iba a ser Teclogi, en ese momento con otro nombre. En todos los entregables y trabajos aprovechaba para compartir con los profesores y compañeros cuál era la problemática del sector y como a través se podía transformar con el desarrollo de tecnologías”, señala Humberto.