Bienvenidos los retos, los fracasos que enseñan, las oportunidades, los amigos... bienvenidos a esta travesía llamada universidad. Un entorno para crecer y aprender.

El 17 de enero llegaron los nuevos estudiantes de pregrado a la Universidad de los Andes. En su primer día hubo de todo: recorrido por el campus, charlas con decanos, actividades recreativas y mucha diversión.

En sus caras se percibía el peso de incertidumbre, ese que causa el primer día en la U; pero a la vez la emoción de conocer a sus nuevos amigos, a sus profesores y el lugar que será su casa en los próximos años



Inductores con el banderín en la bienvenida 2024-1.

Los inductores tenían banderines con el nombre de las carreras, reuniendo a los estudiantes según su profesión.

 


Una de las primeras en llegar fue María Paula. Es tolimense y tiene 17 años. El punto de encuentro era el edificio Mario Laserna, de donde se desprendía una gran pancarta: ¡BIENVENIDOS ESTUDIANTES!

A María Paula le apasiona el tenis. Lo ha practicado desde niña.

Conformó durante 4 años consecutivos la selección Tolima, pero una lesión le rompió ese sueño de llegar a ser profesional.

Y fue, tal vez, ese amor por el deporte el que la motivó a estudiar psicología, con una meta clara: enfocarse en el campo deportivo para ayudar a muchos atletas a asumir los desafíos emocionales y mentales que afrontan cuando el fracaso o los problemas se les atraviesan. 



Retrato de María Paula, estudiante de primer semestre de psicología.

María Paula es de Ibagué. Estudia psicología porque cree que es una deuda con sí misma.
 
 

Los senderos del campus no solo son el camino que lleva a estos nuevos uniandinos hacia el conocimiento, son también el espacio en el que seguramente descubrirán personas extraordinarias. En sus palabras de bienvenida, en el auditorio Mario Laserna, la rectora Raquel Bernal les recalcó que esta universidad es el lugar en donde “construirán sus redes y quienes están a su lado podrían ser su próxima esposa, sus colegas, socios; y estas conexiones son para toda la vida”.

María Paula eligió a Los Andes por la diversidad de áreas y la posibilidad de trazar rutas personalizadas fundamentales para combinar su gusto por el deporte y la convicción de que puede aportarle a la sociedad por medio de la psicología. La adaptabilidad del aprendizaje a sus intereses, como la psicología aplicada al ámbito deportivo, fue esencial para decidirlo. 

 
 
La rectora Raquel Bernal dando la bienvenida a los nuevos uniandinos.
Raquel Bernal, Rectora, en la bienvenida 2024-1. 
 

Desde la inducción en la Universidad de los Andes, la diversidad se hace evidente: jóvenes de distintas carreras y orígenes enriquecerán su experiencia, forjando la empatía y el respeto mutuo
El intercambio para mí es clave. La experiencia, lo cultural y el crecimiento personal. Por eso los invito a aprovechar esa oportunidad que les permite ampliar la visión del mundo que ustedes tienen. Raquel Bernal, Rectora. 
¡Haga clic en el siguiente especial interactivo sobre estudiantes extranjeros en la Universidad de los Andes! 
Los futuros profesionales iniciaron este trayecto que va más allá de estudiar. Se trata además de vivir en comunidad a través de los espacios y programas diseñados para respaldar la formación, adaptación y desarrollo individual del estudiante a lo largo de su proyecto. Algunos de ellos, No Estás Solx y la Decanatura de Estudiantes

La curiosidad de estos jóvenes por conocer los laboratorios, las facultades y el centro deportivo se refleja en el asombro durante todo el recorrido. María Paula cuenta, por ejemplo, que mientras subía y bajaba escaleras, se preguntaba: “¿Cómo voy a hacer para no perderme?”. Su imaginación volaba, eso sí con la certeza de que existen muchas posibilidades y caminos para explorar en Los Andes.


 
Uniandinos haciendo amigos en su segundo día de inducciónPrimer día, al entrar a la universidad, un momento único que separa y empieza la experiencia de muchos momentos inolvidables.  


Para cerrar la jornada, y con un poco de ‘pechuguera’ (como le dicen los abuelos a la fatiga), los estudiantes disfrutaron de la fiesta Seneka. El Centro Deportivo vibraba con la energía de actividades y juegos en la cancha de fútbol. Un escenario perfecto para la diversión y la alegría que selló el inicio de nuevas amistades y experiencias inolvidables. 

En Los Andes, la conexión de sueños y metas se convierte en la base que sostiene este emocionante capítulo compartido. Desde que deslizaron el carnet para entrar por primera vez al campus, entraron como una hoja en blanco en la cual empezarán a trazar el rumbo de su vida profesional.

 

¡Bienvenidos y bienvenidas a la Universidad de los Andes! 

El primer contacto de los primíparos con la universidad.

El primer contacto de los primíparos con la universidad.

Un abrazo de bienvenida entre la rectora y Seneca.

Un abrazo de bienvenida entre la rectora y Seneca.

“Desde este momento ustedes son uniandinos”, dijo Nova en el auditorio del ML.

“Desde este momento ustedes son uniandinos”, dijo Nova (el robot humanoide) en el auditorio del ML.

Inductores dan un recorrido del campus a los nuevos estudiantes. 

Inductores dan un recorrido del campus a los nuevos estudiantes. 

Después de la inducción llegó el momento de disfrutar las actividades en el Centro Deportivo.

Después de la inducción llegó el momento de disfrutar las actividades en el Centro Deportivo .

En Los Andes también se baila, estudiantes e inductores unidos en una coreografía.

En Los Andes también se baila, estudiantes e inductores unidos en una coreografía.

El primer contacto de los primíparos con la universidad.
Un abrazo de bienvenida entre la rectora y Seneca.
“Desde este momento ustedes son uniandinos”, dijo Nova en el auditorio del ML.
Inductores dan un recorrido del campus a los nuevos estudiantes. 
Después de la inducción llegó el momento de disfrutar las actividades en el Centro Deportivo.
En Los Andes también se baila, estudiantes e inductores unidos en una coreografía.
Escrito por:

Sergio David Rojas Echeverria