Francisco Javier Escobar Onofre, grado 'summa cum laude'

Francisco Escobar, graduado que recibió el grado summa cum laude en ceremonia de grados 2018-2.
Francisco Escobar, grado summa cum laude de Gobierno y Asuntos Públicos, recibió esta distinción en la ceremonia de grados de pregrado 2018-2.
15/02/2019
  • facebook
  • twitter
  • linkedin
Francisco Javier Escobar Onofre
Gobierno y Asuntos Públicos
Promedio de la carrera: 4.68


“Por supuesto a mis padres, a quienes pertenece este grado más que a mí. A mis hermanas que siempre me acolitan todas mis andanzas. A mis amigos, quienes me pueden describir mejor de lo que yo podría, y a mis profesores, los del colegio y los de la universidad. En especial, quiero agradecer a quienes me ayudaron a tomar la decisión de hacer este pregrado. Ellos saben bien quienes son. A Fredy, John, Karo y en general a todo el personal administrativo de la Escuela que me ayudaron toda la carrera y se aguantaron mi intensidad".

Además de la distinción Summa cum Laude en el primer semestre de 2017 Francisco recibió una distinción de excelencia semestral.

Son cuatro las razones que reúne Francisco para considerar fundamental su paso por la Universidad de Los Andes, en su desarrollo académico y personal: “primero, porque de las personas que más aprendí en la Universidad fueron mis compañeros de clases; los de gobierno y los de otras carreras. La posibilidad de estudiar junto a personas con tanta disciplina y pasión enriquece la formación profesional, enseña a ver las virtudes en los demás y asimilar todo lo que cada cual puede ofrecer para complementar el trabajo colectivo. La calidad de mis amigos y compañeros fue fundamental para esforzarme para ser una mejor persona y dar lo mejor de mí académicamente. Segundo, la rigurosidad académica de la universidad me enseñó a ser muy disciplinado con mi tiempo, apersonarme de mi propio aprendizaje y establecer un balance saludable entre las responsabilidades académicas, las extracurriculares y mi vida personal. Alguna vez escuche a un profesor decir que la “Universidad comienza cuando las clases terminan”. Por supuesto esto no era una invitación a menospreciar las clases. Más bien era un llamado a entender que las clases en sí mismas no lo son todo y que la forma en que mejor se puede aprovechar la universidad es liderando proyectos, haciendo amigos y estudiando y reestudiando los temas que, gracias a las clases, descubrimos que nos apasionan. Tercero, la flexibilidad curricular que ofrece Los Andes propicia la formación de “proyectos de vida”, más que un tipo específico de profesionales. Los dobles programas, las opciones y los CBUs me hicieron entender que más allá de la carrera definida, es más importante tener claro un propósito post-universidad. No hay pregrado que cree el profesional que uno quiere ser; más bien, hay pregrados que le ayudan a uno a ser el profesional que sueña y esa diferencia, que parece semántica, es definitiva en la concepción que –yo creo- tiene la universidad en su pedagogía. Cuarto, los profesores que tuve, fueron el marco perfecto para el desarrollo de los tres aspectos anteriores. Tuvimos la fortuna de contar con personas que tenían un interés genuino en nuestro aprendizaje y que procuraban seguir ayudándonos una vez finalizaba su materia. A ellos y a todo el personal de mi facultad, les guardaré siempre un agradecimiento inmenso y mucho cariño”.  

En la actualidad, Francisco trabaja en el Ministerio de Vivienda, en donde espera aprender mucho desde la práctica y ganar experiencia laboral. En el mediano plazo planea estudiar una maestría fuera del país y en el largo plazo regresar a su país y vincularse al sector público. 

Su recomendación para los estudiantes que apenas inician sus estudios es que no se preocupen tanto por su decisión sobre la carrera específica. “Les diría que mejor piensen en su proyecto de vida: qué quieren hacer, por qué y cómo. Si uno tiene eso claro, en muchas carreras podrá encontrar herramientas que ayuden a cumplir esos sueños”. Los invita a que aprovechen todas las oportunidades que da la Universidad, además que hagan muchos amigos y que cumplan con todas sus obligaciones, pero, sobre todo, que vean qué les apasiona y que le dediquen el tiempo necesario. 

Para finalizar, Francisco identifica a Los Andes con el valor de la Excelencia y al respecto menciona: “Los Andes busca formar personas excelentes en lo que hacen y autónomos en la persecución de su aprendizaje. Sin disciplina, eso no sería posible”.
 

Compartir

  • Logo Facebook
  • Logo Twitter
  • Logo Linkedin