Hoy en el Preguntario: Salud mental en contextos escolares

Estatua del Bobo Uniandes
18/02/2021
  • facebook
  • twitter
  • linkedin



Si bien el 2021 es el año de la inmunización y con ello el inicio del fin de la pandemia, aún quedan muchos resagos que resolver. Según expertos uno de los pasos progresivos más significativos para mitigar los impactos de esta emergencia sanitaria es el retorno a la educación presencial, y así la diminución de los efectos de salud mental en las comunidades educativas. Al respecto, tres académicas de Los Andes analizan el tema.

Mientras el país avanza hacia el regreso a la presencialidad escolar, un proceso gradual, mediado por el modelo de alternancia; se abre camino, cada vez con más fuerza, hacia el bienestar y cuidado de la salud mental de niños, niñas y adolescentes. 

¿Por qué es importante volver a las aulas?

Teniendo en cuenta que el afianzamiento de las prácticas de cuidado y autocuidado son determinantes para un retorno seguro, actualmente, en Colombia, sólo el 59% de las secretarías de educación del país, han reportado el inicio de actividades académicas y, según asociaciones de maestros todavía no hay garantías suficientes para un retorno total seguro. Sin duda, esta instantánea, agudizada aún más en zonas rurales, advierte el incremento de las brechas digitales y de aprendizaje en el país. 

Según Lina María Saldarriaga, sicóloga experta en temas de crianza, relaciones de pares, amistad e intimidación escolar y profesora de Educación Continua de la Universidad de los Andes, con la virtualización de la educción, principalmente, cambiaron dos cosas: cómo aprendemos, que está mediado por una pantalla o guías de estudio, sin interacción, ni retroalimentación y segundo: que aprendemos, se interrumpió el desarrollo de las relaciones sociales entre pares.

“Se cortó con las competencias socioemocionales de los niños, niñas y adolescentes, por ejemplo: aprender a resolver conflictos, manejar emociones, comunicarse de manera asertiva, entre otros” -usualmente - agrega Saldarriaga, "En los contextos escolares se dan relaciones con pares, es decir niñes - niñes; mientras en casa, se llevan a cabo relaciones verticales: padres, madres o cuidadores – niñes". 

Impacto en los contextos educativos rurales

Pero no ir al colegio o escuela, no sólo genera efectos graves en la salud mental de los niños, niñas y adolecentes, principalmente en las zonas rurales, se suma: la alta deserción escolar, el reclutamiento forzado, la violencia intra familiar y los problemas de conectividad por falata de internet, computadora o luz. También, teniendo en cuenta que en Colombia cerca de 2/3 de la población no cuenta con internet fijo y de los más de 2'300.000 estudiantes de colegios rurales, solo el 17% de ellos, tiene acceso a internet y computador, el panorama es realmente preocupante. Así como el Gobierno debe procurar por entregar garantías para un retorno seguro a las aulas, los expertos señalan que la mejor salida es generar alianzas colaborativas.

 “El efecto de no tener a los niños en las aulas, es mucho más grave que lo que significa no contar con una botella de jabón. Así, resolver los obstáculos venideros con esta nueva realidad, consta de crear apoyos en la comunidad misma. Por ejemplo, pedir donaciones de elementos de aseo, construir un lavamanos, generar esquemas de distanciamiento social, entre otras", agrega Sandarriaga.

¿Qué pasa con la Hiper conectividad?  

Es claro, que antes de la pandemia, sicologos infantiles recomendaban que los niños y niñas menores de 2 años, no debenrán usar dispositivos electrónicos de comunicación. Sin embargo, durante el confinamiento, muchos padres, madres y cuidadores, debieron ceder a  esta regla para procurar la interacción de los pequeños con sus familiares y seres queridos. 

Al respecto, según la Academia Americana de Pediatría y la Organización Mundial de la Salud existen dos tipos de usos digitales: uso educacional y uso recreativo, este último, el recreativo, no debe exceder una hora al día. Mientras el uso pleno de estos no debe interferir con actividades cotidianas como: comer, dormir o hacer actividad física. 

Control parental y Roblox

Pero si es inevitable el uso de dispositivos tecnológicos en el contexto actual, lo recomendable es que antes de los 14 años el niño o niña debe contar con un acompañamiento y vigilancia de un adulto. Al respecto, la sicóloga Viviana Quintero, experta en protección a la niñez en línea y profesora de Educación Continua de la Universidad de los Andes afirma: “El control parental no sólo es bueno, es necesario, pues permite que los niños y niñas naveguen en un entorno digital seguro”. Con ello, es importante que los padres, madres y cuidadores conozcan más sobre la vida digital de sus niños y niñas. En este aspecto coninciden las académicas: esto es un factor importante para protegerlos contra los riesgos digitales.

En relación con plataformas como Roblox, Minecraft y Among Us, plataformas recreativa recomendadas para mayores de 10 años, no se trata de prohibirlas o no; la idea es que los padres entreguen pistas más específicas para que los menores aprendan a identificar los riesgos de la red.

“Hay que enseñarles que estarán expuestos al contacto con desconocidos. Que entiendan que en general en el internet hay personas buenas y malas, que dicen mentiras o no. Ellos deben saber que si un desconocido les hace muchas preguntas no deben responderlas todas, tampoco entregar datos personales de sus padres o de sí mismos como: direcciones de casa o colegio. Así tambien, deben saber que está mal sí: un desconocido hace que los pequeños desconfíen de sus cuidadores, les piden guardar secretos, activar la cámara cuando están sólos, tomarse fotos o realizar actividades que les haga sentir incómodos”, afirma Quintero.

Los que florecieron con la pandemia

Pero durante el confinamiento, también afirman las psicologas,, no todo fue malo. Por ejemplo, para algunos esta situación anormal generada por la pandemia, puede verse como el vaso medio lleno, y para otros medio vacio, lo positivo es que finalmente logramos hablar de salud mental en niños, niñas y adolecentes, sin ponerle el rótulo que aquellos pequeños están locos. 

Según Diana María Agudelo Vélez, doctora en Psicología Clínica, vicedecana de Investigaciones de la Facultad de Ciencias Sociales y profesora de la Universidad de los Andes, algunos niños florecieron durante la pandemia. " Hay niños que por ejemplo, eran victimas de intimidación escolar, les costaba interactuar con sus compañeros, mostrar sus habilidades e incluso, descubrir talestos ocultos y en este tiempo lo hicieron".

Por otra parte, en algunos casos se estrechó la relasión entre cuidadores y niñes. " Papás que pudieron saber que hacian sus hijos en ese lapsus del día en el que no estaban con ellos, incluso padres más empáticos con el roll de maestros. También, señala la doctora Saldarriaga, aumentó el diagnostico de temas de salud mental, depresión, trastornos de la conducta alimenticia, en niños, niñas y adolecentes.

"Estamos en una tendencia grande a que los niños sean reportados como pacientes dentro del Sistema Nacional de Salud Mental, hay ahora, mayor número de reportes alrrededor de trastornos de la salud mental en niños, niñas y adolecentes. Incrementó en 106% las denuncias relasionadas con delitos ( de niños, niñas y adolecentes) en plataformas digitales" afirma la doctora Quintero.

Racciones normales a eventos anormales y signos de alerta

La sicóloga Diana Agúdelo, asegura que si bien,  no existe un decálogo específico para señalar los resagos de la educación virtual, pues cada niño, niña y adolecente es un mundo y cada mundo un conjunto de síntomas; si es importante identificar algunos comportamientos para tener en cuenta. " Debemos ver: la frecuencia, duración y severidad de las reacciones delos pequeños. No está mal que el niño llore, esté triste o sienta temor,  estas son respuestas adaptativas normales ante situaciones que resultan dificiles, retadoras o angustiantes. No podemos patologizar lasreacciones". Sin embargo, lo que si podemos ver es que cuando un niño empieza a mostrar cambios en el tiempo, que interfieren con su funcionamiento y son desbordados, es hora de poner el acento y buscar ayuda.

Finalmente, las expertas concluyen que definitivamente no vamos a tener un millón de niños trastornados, luego de la pandemia, pues la gran mayoria de ellos se va a volver a ajustar, si es necesario retomar los procesos de desarrollo interrumplidos, para atenuar los cambios. Si es claro, en todo este contexto, que ya existián niñes con vulnerabilidades y esta situación pudo generar un efecto muy negativo en ellos; por eso  hay que dar soporte y lograr apoyo. 

Tips para el autocuidado 

Teniendo en cuenta que el autocuidado es una condición de cuidado de otros, pues no podemos transmitir paz y confianza si estamos angustiados y paralizados por el miedo, acá algunas recomendaciones de autocuidado: 
  • Bajar el brillo o luz de las pantallas de dispositivos electrónicos.
  • Silenciar el mayor número de notificaciones posible. Pues al tener tantas alertas al tiempo, costará fijar la atenvión y tener el control. Finalmente el que mandará será el celular y no nosotros.
  • Contar con un horario para dar respuesta por los canales oficiales digitales, de lo contrario podrá subir el nivel de presión social. 
  • Desconectarse del entorno laboral, por pequeños espacios de tiempo y dedicar momentos para si mismo, no vivir en función de la tecnológia.
  • Descargar aplicaciones para el desarrollo de: Mindffulness (Conciencia) , manejo de stress, herramientas de entrenamiento y actividad física en cas, entre otras.











 

Compartir

  • Logo Facebook
  • Logo Twitter
  • Logo Linkedin