Médicos a la escucha

Foto de Daniela Rodríguez, médica del proyecto Covida
Foto de Yuldor Caballero, médico del proyecto Covida
Foto de Daniela Rodríguez, médica del proyecto Covida
Foto de Yuldor Caballero, médico del proyecto Covida
14/10/2020
  • facebook
  • twitter
  • linkedin
Por Adriana Díaz
adiaz@uniandes.edu.co

Se graduaron en la misma promoción como médicos uniandinos, en enero de 2020. Sin embargo, durante la carrera apenas sabían de la existencia del otro. En Covida han hecho equipo en el Centro de Contacto y hablan 24 / 7 como dicen ellos. Son Daniela Rodríguez, 25 años, y Yuldor Eduardo Caballero, 28 años, quienes forman parte del equipo de Andrea Ramírez, coinvestigadora del proyecto. Conversación a tres voces.

Hablemos de su interés por la salud pública

Daniela: Aunque uno como médico siempre se siente atraído por la parte clínica, desde séptimo semestre me interesé por estos temas, me gusta mucho la rama de calidad de aire y su relación con la salud. Con el profesor Luis Jorge Hernández y su grupo de investigación conocí muchas más ramas. Hice una pasantía en la Organización Panamericana de la Salud en Washington. Allí consolidé las bases que tenía y conocí cómo era la salud pública en otro país. En la parte clínica puedes establecer relación directa con el paciente y llevar soluciones específicas. En salud pública se ve un impacto a nivel general, se da la oportunidad de ayudar a la gente desde otras perspectivas.

Yuldor: Inicialmente no me cautivaba, pero cuando tomé Epidemiología y Demografía con Catalina González, vi el tema con otros ojos. Esa materia combina salud pública y epidemiología. Comparto lo que dice Daniela, como médico se siente la satisfacción inmediata de orientar al paciente, de verlo recuperado. Sin embargo, en salud pública el impacto de las acciones es mayor, llega a comunidades, a grupos de personas.

Ustedes coordinan el Centro de Contacto ¿Cuál es la labor allí?

Daniela: Inicialmente hacíamos las llamadas a los participantes para explicarles en qué consiste la prueba, saber si autorizan hacer parte del estudio Covida y diligenciar el primer cuestionario donde se le preguntan sus datos e información de salud. Con el paso del tiempo por temas de capacidad decidimos dar prioridad a las llamadas de seguimiento. Ahora informamos los resultados a las personas que dan positivo para el virus, les hacemos seguimiento de síntomas y empezamos a hacer el rastreo de sus contactos, para hacer el cerco epidemiológico.

Yuldor: Por cada participante hacemos dos o tres llamadas. Si encontramos a alguien con síntomas evaluamos si cumple o no la definición de caso para tomar nueva muestra y hacer corte de transmisión de virus. Somos el canal a través del cual entra el alma al proyecto.

Daniela: Sumado a que somos el canal de comunicación entre el alma del proyecto y los investigadores, resolvemos dudas médicas.

Yuldor: En cuanto al horario, varía. Hay dos cortes de llegada de resultados positivos: 11 a.m. y 6 pm. Si llega este segundo (no siempre), de una vez se inician llamadas de información para empezar aislamientos efectivos. Esa es nuestra prioridad. Debemos esperar para asignar tareas al otro día, eso lo hace principalmente Daniela. Mientras tanto yo identifico a las personas que están en seguimiento 1, 2 o 3 (al día 7, 14 o 21 después de tomada la muestra) y no han dado respuesta para llamarlos. Genero la lista de todas las personas con los datos. También hacemos el seguimiento a los que han dado positivo, si se han aislado o no. Daniela y yo tenemos que comunicarnos constantemente.

Daniela: Sí, ahora es 24 / 7. Fue muy grato que la vida nos juntara, hemos hecho un gran equipo. El Centro de Contacto se desenvuelve en los diferentes campos y eventualidades de una manera muy organizada porque todos estamos en constante comunicación y apoyo, como un engranaje. Es un trabajo en equipo para realizar la conexión que se necesita entre los participantes y los investigadores del proyecto.

Qué ha significado Covida para ustedes

Daniela: En mi vida laboral significó un inicio de muchas cosas. Aunque vengo construyendo mis pinitos, Covida fue el inicio de aprender a estar a cargo de un grupo de personas y de coordinar procesos. Hoy somos el primer contacto con los participantes. Un reto trabajar desde casa, virtualmente y con un tema que nadie conocía cien por ciento, pero hay que adaptarse a esta nueva realidad. Covida nos brindó mucho contacto humano, con el proyecto fue más fácil no perder contacto con el mundo exterior.

Yuldor: El proyecto nos ha hecho afrontar cosas de manejo de personal, de tiempo. Es un trabajo exigente. Nuestro sello es informar oportunamente. Aquí tenemos grandes limitantes porque son solo llamadas telefónicas y nos ha tocado aprender a escuchar más. Los cambios de entonación y el volumen de la voz nos expresan muchas maneras de sentir. Lo que he aprendido en el proyecto hablando por teléfono lo veo reflejado en mis conversaciones con mi familia: cuando hablo con ellos puedo percibir si hay algo diferente.

¿Y en una frase?

Daniela: Crecimiento y cambio en muchos aspectos, no solo laborales.

Yuldor: Dar de lo que sé, de lo que aprendí para el bien y el beneficio de la sociedad.

Entrevista realizada el 4 de septiembre

Compartir

  • Logo Facebook
  • Logo Twitter
  • Logo Linkedin