Pablo Cárdenas Ramírez, grado ´Summa cum Laude´

Pablo Cárdenas Ramírez recibió la distinción ´Summa cum Laude´ en la ceremonia de grados de pregrado 2018-1.
Pablo Cárdenas Ramírez, estudiante que recibió la distinción ´Summa cum Laude´ en la ceremonia de grados de pregrado 2018-1.
20/06/2018
  • facebook
  • twitter
  • linkedin
“Mi paso por la Universidad no hubiera sido el mismo sin los profesores que me alimentaron la curiosidad, como Juan Manuel Pedraza, Juan Manuel Cordovez, Martha Vives, Alejandro Reyes y Camila González. Como he mencionado en otras ocasiones, de mis compañeros he aprendido tanto como de cualquier profesor. Por supuesto, los mejores profesores y a los que más agradecimiento debo son mis padres y también mi hermana, que aunque no lo sea de profesión, lo es en espíritu”.

Carrera: Microbiología con opción en Bioinformática.
Colegio del que se graduó: Colegio Hacienda Los Alcaparros. 
Nombre del proyecto de grado:“ In Silico Design and In Vitro Construction of Vectors for Essential Gene Discovery in Plasmodium falciparum ”, que traduce “herramientas de computador y de laboratorio para descubrir nuevas formas de matar al parásito de la malaria”. Un trabajo realizado como informe de una pasantía de investigación en el laboratorio de Jacquin Niles en el Massachusetts Institute of Technology (MIT).
Promedio de la carrera: 4.84

Desde su llegada a la Universidad, Pablo ha recibido un sinnúmero de reconocimientos: la distinción Alberto Magno para admitidos, ocho distinciones de Excelencia Semestral en los programas de Biología, Microbiología e Ingeniería Biomédica, cuatro distinciones Ramón de Zubiría en Microbiología e Ingeniería Biomédica y el primer puesto en Biología en la prueba Saber Pro del ICFES en el 2016. También fue miembro del equipo de la Universidad que ganó categoría oro en la International Genetically Engineered Machine Competition en Boston en el 2014, con un proyecto de biosensor de cólera. En ExpoAndes 2015 hizo parte del equipo de estudiantes de Ingeniería Biomédica que ganó el primer puesto con un proyecto de distribución de antiveneno para serpientes. Por otro lado, un comic de su autoría ganó un premio en el concurso de literatura “Divergencias” organizado por estudiantes de Literatura de la Universidad en el 2013.

Reconoce que su experiencia en la Universidad fue maravillosa, tanto en lo académico como en lo personal. “Fue un espacio de libertad total en el que pude aprender de todas las áreas del conocimiento que quise, tuve acceso a oportunidades de aprendizaje en lugares desde las comunidades rurales del Casanare hasta laboratorios de empresas de biotecnología en París y, seguramente más importante, me encontré con personas y comunidades comprometidas y acogedoras, necesarias para mantener la cordura y la humanidad a través de todo el proceso”.

Pablo destaca la Solidaridad como el valor institucional que estuvo más presente durante sus años en la Universidad y lo resume en el cambio en diversidad del cuerpo estudiantil, personas viniendo de todos los rincones del país y desde todos los contextos, la creación de multitud de nuevos proyectos de interacción con las comunidades que nos rodean, como ANDAR, la Fundación Con Las Manos, Clases A La Calle, el Día Sin Torniquetes y el Día Paíz. “La participación en temas de gobierno estudiantil y apoyo entre los mismos estudiantes ha venido aumentando, ejemplo de lo cual es la creación de la Distinción de Responsabilidad Social y el admirable trabajo de los estudiantes que la merecen. Este espíritu de renovación y apertura que experimentamos y del que participamos los estudiantes en nuestro paso por la Universidad será vital para hacer frente a los retos del futuro en un país sumido en procesos de transición que busca formas de llegar a términos con su propia pluralidad”.

En este momento se encuentra  trabajando como miembro del Laboratorio de Johan Paulsson en el Departamento de Biología de Sistemas de la Escuela de Medicina de Harvard, en donde se desarrollan nuevas maneras de estudiar cómo los individuos dentro de una población de bacterias se comportan de forma diferente entre sí. Su trabajo es ayudar a entender cómo algunos de estos individuos bacterianos logran sobrevivir a tratamiento con antibióticos.

Sus planes en el corto plazo son seguir disfrutando y aprendiendo durante las pasantías de investigación que, gracias a sus maestros en Los Andes, ha podido realizar en distintos países. En el mediano plazo, se prepara para comenzar un Doctorado en Ingeniería Biológica en el Massachusetts Institute of Technology. Su sueño es ser profesor e investigador, combinando biología sintética y matemáticas en temas de enfermedades infecciosas y salud global.

Su mensaje para los nuevos estudiantes es que no piensen solamente qué carrera les aporta más a cada uno, sino cómo la carrera le permite a cada uno aportar más y a quiénes le están aportando. “A la larga, sin embargo, la carrera específica es solo una sugerencia de vida y no hay nada escrito en piedra. Jueguen deportes en La Caneca, vayan los martes al almuerzo a los conciertos en la plazoleta Lleras y los viernes en la tarde a Poesía Uniandes, enseñen y aprendan los sábados en Práctica Social, siéntense en todos los seminarios que les parezcan interesantes y de vez en cuando en los que no entienden ni el título, métanse de colados en clases que no son de su carrera, pregunten en clase, pero escuchen lo que preguntan sus compañeros. Lo fundamental es pasar por la Universidad sin perder el entusiasmo de primíparo que uno tiene por las cosas que está aprendiendo el primer día”.


 

Compartir

  • Logo Facebook
  • Logo Twitter
  • Logo Linkedin