Coctel de virus controlaría bacteria salmonella en aves

imagen en blanco y negro de bacteriófagos, unas bacterias que atacan la salmonella

Bacteriófagos o fagos (virus que atacan únicamente bacterias)

29/08/2016
  • facebook
  • twitter
  • linkedin

Un coctel de bacteriófagos o fagos (virus que atacan únicamente bacterias) capaces de controlar la bacteria salmonella presente en el intestino de las aves –que al pasar a humanos causa gastroenteritis- fue desarrollado por investigadores de la Universidad de los Andes y podría reemplazar el uso de antibióticos en el alimento de los animales.

El grupo de Microbiología y Bioprospección de la universidad creó Salmofree, una fórmula de virus activos contra las bacterias predominantes en la producción avícola de pollo de engorde. La investigación se hizo en colaboración con la Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria –Corpoica- y contó con financiación de Colciencias. Esta preparación contiene fagos que controlan Salmonella Enteritidis, Typhimurium y Parathypi B. Salmofree se encuentra como prototipo de laboratorio, en espera de ampliar su uso en la industria avícola.

“Ya se realizaron pruebas con aves, adicionándolo al agua que estas beben. Nuestros datos preliminares muestran que son inocuos para los animales y favorecen su crecimiento”, afirma la microbióloga Martha Vives, investigadora líder del grupo de trabajo. Esta invención se encuentra en proceso de patente en la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC). Ahora, los investigadores están trabajando en el hallazgo de fagos contra Salmonella Gallinarum, que afecta el bazo y el hígado (donde se produce la yema del huevo) de las aves.

En 2010, investigadores de Corpoica reportaron la prevalencia de la bacteria salmonella en el 41 por ciento de las granjas de producción de pollo y en el 26 por ciento de la carne del animal que se comercializa en puntos de venta. Según datos de la Federación Nacional de Avicultores (Fenavi), en 2015 se consumieron 30,2 kilos de carne de pollo por persona al año.

Este desarrollo es importante teniendo en cuenta la creciente resistencia bacteriana a los antibióticos, que no solo es consecuencia del uso desmedido de los mismos para tratar infecciones de diversa índole sino, en parte, por su presencia en los alimentos de consumo humano. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha llamado la atención sobre la necesidad de que los antibióticos administrados a los animales destinados a la producción de alimentos solo se utilicen para tratar enfermedades y no para favorecer su crecimiento, como ocurren en algunas granjas a nivel mundial.

Noticias relacionadas

El ingeniero civil y biólogo fue nombrado director de Ingeniería Biomédica.
10/03/2017

Juan Manuel Cordovez fue nombrado, por dos años, desde el 1 de marzo de 2017.

Ver más
En los próximos 30 años, el Oso Andino perdería cerca del 30 por ciento de su hábitat.
27/02/2017

Esta investigación sobre la situación nutricional del mamífero, en estado silvestre y en cautiverio, recibiría financiación externa.

Ver más
Jenny Dussán, directora del Centro de Investigaciones Microbiológicas –CIMIC- de la Universidad de los Andes
09/02/2017

La académica recibió la distinción “Gran Cruz Orden al Mérito Social y Ambiental Barón Alexander Von Humboldt”.

Ver más

Otras noticias

Compartir

  • Logo Facebook
  • Logo Twitter
  • Logo Linkedin