CONGRESO RESOLUCIÓN DE CONFLICTOS

26/10/2019

A partir de prácticas internacionales, la Ombudsperson de la Universidad de los Andes ha mediado más de 106 conflictos en la institución y ha escuchado a más de 1.400 estudiantes, desde 2013. “Una figura que nos ha permitido promover una comunidad mucho más armoniosa y con mayor convivencia”, explicó Pablo Navas Sanz de Santamaría.

La actual Ombudsperson de la Universidad, Margarita Gómez Ordóñez, aseguró que la principal función está relacionada con la promoción de los derechos y deberes de las personas y tiene como fin último generar bienestar, a través de la sana convivencia, la libre expresión y el respeto.

De esta iniciativa, Los Andes ha podido construir el protocolo MAAD, para la atención en casos de maltrato, acoso, amenaza, discriminación, violencia sexual o de género. “Se trata de una experiencia exitosa, al ser un producto de la experiencia y del trabajo interdisciplinario de estudiantes, profesores y empleados”, puntualizó la Ombudsperson.

Y es que esta figura funciona como un mediador en cualquier institución, un conciliador o, incluso, como un guía de las relaciones sociales. Durante su tarea la Ombudsperson escucha los problemas, ayuda a replantearlos e indica posibles soluciones, bajo los principios de neutralidad, confidencialidad, informalidad e independencia.

El concepto de Ombudsperson nació en Suecia en 1713, cuando los parlamentarios lo elegían para proteger los intereses y derechos de la ciudadanía frente al gobierno. En los sesenta, en Estados Unidos, ante el auge de los derechos civiles, varias universidades crearon esta figura para solucionar los problemas que surgieran de la convivencia.

En Los Andes, la Ombudsperson no solo ha atendido a estudiantes, sino a más de 300 personas entre profesores y empleados. “Antes de entrar a mediar, escuchamos a las personas y les brindamos herramientas para solucionar el conflicto. Solo si es necesario entramos a mediar”, agregó Gómez.

Compartir