Cantos de vaquería: ¿Celebrarlos o salvarlos?

Un hombre le habla a unas vacas en un potrero en Ciénaga de Oro.
Antonio Franco Seña, de 60 años, les canta a sus vacas para llamarlas, en Ciénaga de Oro (Córdoba). Foto: Alejandro Gómez para el proyecto Encuesta Longitudinal Colombiana de la Universidad de los Andes, Elca.
06/12/2017
  • facebook
  • twitter
  • linkedin
Cantos de vaquería: ¿Celebrarlos o salvarlos?
Por:
Adrián Freja de la Hoz
Estudiante del doctorado de Literatura
Universidad de los Andes


El 6 de diciembre de 2017 Colombia y Venezuela amanecieron con una importante noticia: en la isla de Jeju en Corea del Sur, el Comité intergubernamental de salvaguardia del patrimonio cultural inmaterial decidió acoger la candidatura de los cantos de vaquería del Llano colombo-venezolano e incluirlos en la lista de expresiones culturales del Patrimonio Inmaterial de la Humanidad que necesitan una urgente salvaguarda.

Antes de celebrar la noticia, es fundamental entender que se trata de un llamado de atención para no dejar morir una expresión cultural tradicional en vía de extinción. El objetivo de las «medidas urgentes de salvaguarda» de formas inmateriales del patrimonio cultural de un país es: «conseguir cooperación y asistencia internacional para expresiones culturales amenazadas» (Unesco). Es decir, ante la desidia nacional, la Unesco propone buscar apoyos internacionales que verdaderamente permitan que una expresión cultural valiosa para el país continúe existiendo.

Los cantos de vaquería son cantos de labor, cantos que ayudan en la labor de arrear el ganado. Sus versos se ajustan al patrón de la copla española, pero su canto es alargado y profundo y se emparenta con los cantos que entonaban los esclavos africanos en las zafras del Caribe. Ver cómo responde el ganado a estos cantos es todo un espectáculo, es la muestra fehaciente de que la música y el canto no sólo es valorado por los seres humanos. Sin embargo, ante el uso de los camiones para transportar el ganado, el vaquero no necesitó más utilizar su canto como guía de los rumiantes.

Al igual que los cantos de vaquería, son muchas las expresiones culturales tradicionales que en Colombia están en vía de extinción y que necesitan una urgente salvaguarda. La lista puede ser extensa, pero, sin duda, necesaria: cantos de zafra, cantos fúnebres afrodescendientes que retoman romances españoles del siglo xv y xvi, décimas españolas del siglo xvi entonadas en los cantos de nuestros litorales, cuentos tradicionales orales de las culturas afro, indígenas y campesinas, entre muchas otras expresiones que día a día pierden su valor por las dinámicas de la modernidad en el mundo rural.

La mayoría de expresiones culturales patrimoniales que están en vía de extinción en nuestro país hacen parte del campo. Son expresiones de campesinos y campesinas que no cuentan con instituciones culturales o académicas que promuevan y valoren su conservación. A diferencia de Cuba, que debe estar celebrando la inclusión de la música del punto cubano en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural de la Humanidad, en Colombia deberíamos estar preguntándonos qué nos ha pasado en materia de protección a las expresiones culturales valiosas como los cantos de vaquería, deberíamos preguntarnos cuál es el papel y el valor que le damos a las expresiones culturales campesinas, preguntarnos cuáles son los mecanismos de conservación más efectivos y cuáles son las instituciones nacionales llamadas a mantener viva estas expresiones. Deberíamos preguntarnos entonces si luego de la decisión de la Unesco en Jeju, a los cantos de vaquería hay que ¿celebrarlos o salvarlos?

 

Noticias relacionadas

Operario en una planta industrial
13/12/2017

Marcela Eslava, profesora de Economía de Los Andes, analiza estudio del Banco de la República sobre implementar salario mínimo regional en Colombia.

Ver más
Red Iberoamericana de Innovación y Conocimiento Científico (REDIB).
06/12/2017

En REDIB, editores científicos, universidades o centros de investigación podrán dar a conocer su trabajo en Iberoamérica.

Ver más
Bus rojo en un paradero de Transmilenio. Personas suben por un puente peatonal.
02/12/2017

Estudio de Los Andes y la Cámara de Comercio sobre evolución y comportamiento de la movilidad en Bogotá en la última década.

Ver más

Otras noticias

Compartir

  • Logo Facebook
  • Logo Twitter
  • Logo Linkedin