Pensar la cárcel, la guerra y la paz

imagen en blanco y negro de hombre sonriendo con fondo negro

Análisis sobre la paz por parte de Libardo José Ariza

05/07/2016
  • facebook
  • twitter
  • linkedin

Por: Libardo José Ariza
Codirector del Grupo de Prisiones
Facultad de Derecho, Universidad de los Andes

"La cárcel, bronca de guerrilleros y paramilitares que se lanzan como una infantería de colosos a la conquista de otros patios".
(Joan Canderipo, El Cementerio de los Hombres Vivos).

La frase con la que inicia este párrafo aparece en un libro relativamente desconocido,escrito por Joan Canderipo en 2003, en el cual narra su experiencia como prisionero en la Cárcel Nacional Modelo de Bogotá durante los años del horror penitenciario.

Gran parte del texto está dedicado a narrar las atrocidades cometidas en el campo penitenciario colombiano durante la guerra entre paramilitares y guerrilleros por el control de la prisión. Cuenta que la infame masacre del patio cuarto y los descuartizamientos de prisioneros que eran arrojados a alcantarillas se confundían con la miseria y la violencia cotidiana del encierro en condiciones infrahumanas.

El relato de Canderipo, así como el de otras personas que sobrevivieron al horror de la guerra penitenciaria, se perdió durante décadas en los montones de libros sin editorial expuestos en la acera de una calle cualquiera, polvorientos y excluidos de la memoria colectiva sobre la experiencia penitenciaria y el conflicto colombiano.

Hace apenas unos meses, los principales medios de comunicación han dado un amplio despliegue a aquello que Canderipo intentó contar imprimiendo con sus recursos un libro que nadie leyó.

El público local se ha visto sorprendido por un hallazgo que no sabe si ocurrió ayer, si sigue sucediendo o si es parte del pasado de horror de la prisión: los descuartizamientos en La Modelo.

Apenas hoy se descubre que la interpretación de la prisión en el conflicto y la transición va más allá de su defensa o crítica como forma y contenido del castigo a las atrocidades. La prisión ha sido también su instrumento y escenario. Este carácter dual de la prisión exige su reinterpretación: ¿Cómo deberíamos pensar la institución penitenciaria en el conflicto, la transición y el posconflicto?

El relato de Canderipo, antes despreciado y olvidado como el de muchos otros, hoy es una pieza clave para la tarea colectiva de pensar la cárcel, la guerra y la paz.

Noticias relacionadas

Una enfermera atiende a un bebe en un hospital. La madre observa.
19/10/2017

Tres ideas que permitirían contribuir a que la visión negativa de los detractores del sistema se acerque a la positiva de sus defensores. Análisis de

Ver más
Doctor Feniosky A Peña, excomisionado del Departamento de Infraestructura y Construcción de la ciudad de Nueva York
19/10/2017

Los Andes organizó el Tercer Seminario Internacional de Innovación en la Construcción y el Foro: Infraestructura, motor estratégico para la competitiv

Ver más
Estudiante trabaja en un computador visto de arriba hacia abajo
19/10/2017

Un estudio de Los Andes y el Centro Nacional de Consultoría revela un aumento significativo en el acceso a educación superior de los jóvenes más pobre

Ver más

Otras noticias

Compartir

  • Logo Facebook
  • Logo Twitter
  • Logo Linkedin