logo_facultad

Donar genera bienestar personal y desarrollo al país

Con causas filantrópicas se fomentan los valores de solidaridad y reciprocidad, fundamentales para aumentar el impacto en donantes y beneficiarios.
Con causas filantrópicas se fomentan los valores de solidaridad y reciprocidad, fundamentales para aumentar el impacto en donantes y beneficiarios.

Expertos en psicología, responsabilidad social y educación analizan los beneficios de apoyar causas sociales como el programa Quiero Estudiar.

La Universidad de los Andes cuenta con un programa de Filantropía (amor a la humanidad), que ha permitido apoyar financieramente a estudiantes de pregrado de alta calidad académica que no cuentan con los recursos económicos suficientes para costear una educación superior de calidad en una institución privada. Esto a través del programa Quiero Estudiar, el cual se sostiene gracias a las donaciones de personas generosas y a la retribución de los mismos beneficiarios. 

Es por esto que las donaciones se convierten en un pilar fundamental para la construcción de sociedad tanto al interior de la Universidad como hacia afuera de la misma. Pero en muchas ocasiones surge el interrogante ¿por qué donar a programas como Quiero Estudiar?

Dicha pregunta se podría responder desde tres frentes: la psicología, el impacto social y el bienestar que genera en quienes aportan.

Desde el punto de vista psicológico, Julio Eduardo Cruz Vásquez, profesor de la Facultad de Psicología de la Universidad de los Andes, analiza las donaciones desde la empatía que este acto genera en el donante. Señala que "se trata de una experiencia afectiva que conduce a una motivación altruista, que da cuenta de una conducta de ayuda”.

El profesor Cruz también explica que "la motivación altruista refleja un genuino interés por el bienestar de la otra persona y no por una motivación egoísta". 

En palabras más sencillas, el acto de donar genera una sensación de satisfacción personal que invade el cuerpo y, además, se proyecta en la interacción con el entorno social.

Por su parte, Nathalia Franco, profesora de la Facultad de Administración y encargada de temas de Responsabilidad Social de Los Andes, explica, desde la interacción con sus estudiantes, la magnitud del impacto social que se genera al donar, especialmente en la educación ya que se aporta al desarrollo académico del país.

"Conocí el caso de un estudiante que me dijo que a él le pagaba su estudio un exalumno de Los Andes. Ese testimonio de vida me pareció muy bonito. Creo que a todos les deberíamos pasar ese mensaje ya que hacemos parte de un grupo privilegiado muy pequeño. Estamos en un país que necesita mucha educación y que llegue a muchos lugares", dice la profesora Franco.

Un concepto similar expone Martha Vives, vicedecana de Investigaciones de la Facultad de Ciencias, quien asegura que le da mucha satisfacción aportar a programas como Quiero Estudiar y ver la actitud de su hija –estudiante de Arte de Los Andes–, quien también está interesada en la Filantropía. 

"Siempre me dice que cuando sea profesional quiere donar a este programa porque es importante que los 'jóvenes también puedan recibir una educación de calidad, como la que yo estoy recibiendo'", agrega Martha Vives.

Al donar a programas como Quiero Estudiar se fomentan los valores personales de solidaridad y reciprocidad. Esto genera bienestar en quienes donan, así como en los beneficiados.

Hoy la Universidad cuenta con más de 6.200 donantes, cerca de 1.775 beneficiarios y 583 estudiantes egresados de Los Andes gracias al programa Quiero Estudiar.

Todo lo anterior evidencia que el hecho de donar no solo genera en los donantes satisfacción, felicidad y tranquilidad, sino que además genera un impacto social que dura por generaciones.

El programa de apoyo Quiero Estudiar recibe donaciones desde 10.000 pesos en adelante y es fácil con solo hacer CLIC AQUÍ.
 

Compartir

  • Logo Facebook
  • Logo Twitter
  • Logo Linkedin